Fachada del Parlament de Catalunya
La fachada del Parlament de Catalunya. EUROPA PRESS

Los letrados del Parlament coinciden que la cuenta atrás de dos meses para lograr una investidura no se ha activado todavía, pero discrepan en las vías que deben abrirse para desbloquear la situación.

Según han señalado varias fuentes parlamentarias, estas discrepancias pueden hacer que el informe final no sea unánime, si bien los letrados están trabajando en las últimas horas para hallar puntos de encuentro.

Algunos de los juristas, como el letrado mayor, Antonio Bayona, son partidarios de plasmar en el informe vías de desbloqueo para orientar al presidente de la cámara, Roger Torrent, en el calendario a seguir en las próximas semanas. Sin embargo, el secretario general, Xavier Muro, no lo aceptó el martes, por lo que Bayona no firmará el informe. La situación es inédita hasta el momento, pues precisamente Muro y Bayona han actuado hasta ahora, y especialmente en los últimos meses del año pasado, con unidad de acción, emitiendo informes en que instaban a los grupos soberanistas a acatar las resoluciones del Tribunal Constitucional (TC) cuando desplegaban el marco legal del referéndum del 1 de octubre.

Precisamente entre las vías apuntadas por Bayona está trasladar a Torrent la responsabilidad de desbloquear la situación, por ejemplo, abriendo una nueva ronda de contactos con los grupos para proponer a otro candidato que no sea Carles Puigdemont (JxCat) o comunicando al pleno que no hay otro candidato posible para activar así la cuenta atrás.

Otra de las opciones es esperar a que el Tribunal Constitucional (TC) resuelva las alegaciones presentadas por el Parlament en relación a la investidura de Puigdemont, un plazo que se prevé que se dilate aún varias semanas.

En lo que sí coinciden todos los letrados es que el pleno de investidura que se pospuso la semana pasada no se puede dar por fallido y que, por lo tanto, no están corriendo los plazos establecidos por ley.

Los letrados han analizado en profundidad el reglamento del Parlament y la ley catalana de Presidencia, cuyo artículo 4.6 establece que "si transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura, ningún candidato ha sido elegido, la legislatura queda disuelta automáticamente".

Defienden que no ha habido primera votación, pues el pleno aplazado no llegó a celebrarse, y que, por lo tanto, no han empezado a computar los dos meses de cuenta atrás que establece la ley.

Esta consideración la tienen plasmada en un primer borrador de informe desde el pasado viernes, y desde entonces han redoblado sus encuentros para acabar de plasmar en el documento vías de desbloqueo.

Hay letrados que defienden que no hay que trasladar a Torrent toda la responsabilidad del calendario y quieren que las vías de desbloqueo que se señalen no se dirijan explícitamente al presidente de la cámara.

Las indicaciones de los letrados no son vinculantes, pero tendrán mucho valor para establecer un calendario de investidura y saber si las elecciones están en el horizonte de dos meses.

Plasmar en el informe vías de desbloqueo en un contexto en el que JxCat y ERC buscan alargar al máximo los plazos para poder abordar cómo desbloquear la investidura supondría una incómoda presión en las enrocadas negociaciones actuales para intentar investir a Carles Puigdemont.


Consulta aquí más noticias de Barcelona.