SpaceX
Un cohete se prepara para aterrizar por segunda vez. SPACEX.COM

La compañía privada aeroespacial estadounidense SpaceX probó con éxito este martes el cohete Falcon Heavy, el de mayor potencia y más capacidad de carga desde el Saturno V, lanzado por última vez en 1973 y que formó parte de las misiones Apolo con destino a la Luna.

El lanzamiento tenía como objetivo llevar carga útil a la órbita terrestre baja, en la que se encuentran la Estación Espacial Internacional (ISS) y los satélites de observación de la Tierra. Pero el cohete, en realidad, está diseñado para transportar módulos espaciales y, por tanto, completar misiones más allá.

En este caso, el pasajero no era un astronauta. Un coche rojo descapotable de la empresa automovilística Tesla fue el 'afortunado'. También 'subió' David Bowie con su Space Oddity sonando por los altavoces del auto.

Musk 'contra' la NASA

La sombra de Silicon Valley es alargada. Al frente de SpaceX está Elon Musk, cofundador de la plataforma de pago PayPal y director y fundador de la empresa automovilística Tesla. De ahí que se enviara un coche de la marca en el cohete.

SpaceX, compañía aeroespacial, ha valorado el coste del lanzamiento del Falcon Heavy en 90 millones de dólares. Es mucho más barato, pues, que el Space Launch System que está desarrollando la NASA, con un coste estimado de 1.000 millones de dólares por lanzamiento.

Musk, además, asegura que el Falcon Heavy es solo el precursor de un cohete más potente, el Big Falcon, que SpaceX pretende tener listo en un plazo de cinco años y con el que quiere trasladar humanos a Marte.