El trabajador fallecido esta mañana en la empresa Alfus, en Igorre (Vizcaya), murió de una insuficiencia cardiorespiratoria, según informaron fuentes del departamento de Empleo del Gobierno Vasco.

El trabajador,
de 60 años y empleado de almacén, sufrió hacia las 8 de la mañana una parada cardiorespiratoria y cayó al suelo, golpeándose en la cabeza, donde fue encontrado por sus compañeros.

Los equipos sanitarios de emergencia desplazados al lugar han calificado el fallecimiento como "no traumático" y han atribuido el óbito a la insuficiencia cardiorespiratoria, previa al golpe en la cabeza.

El sindicato ELA ha considerado "alarmante y escandaloso" que esta semana hayan fallecido en el País Vasco y Navarra cuatro personas en sus puestos de trabajo y ha acusado a la patronal de incumplir la normativa de seguridad y salud laboral y a las Administraciones de permitirlo con una actitud "pasiva, sin ningún interés en confrontar con la patronal", producto de su falta de "voluntad política" para hacer frente a la siniestralidad laboral.