La víctima contactó con el detenido a través de Internet, después de ver el anuncio de un turismo en un conocido portal de compra-venta de artículos entre particulares, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Después dar una primera señal en concepto de reserva, la denunciante abonó días después el resto del precio acordado hasta completar los 3.300 euros totales.

La sorpresa vino después cuando al hacerse cargo del vehículo, la perjudicada depositó la documentación en su gestoría para que iniciaran los trámites relativos al cambio de titularidad, siendo informada de que ese vehículo realmente se encontraba dado de baja y que la documentación personal de la parte vendedora tampoco era válida al tratarse de una tarjeta de residencia que ya se encontraba caducada hace varios años.

Desde la Policía Nacional se aconseja a los ciudadanos ser prudentes cuando se realizan transacciones en Internet y guardar especial cautela en las compras entre particulares, apelándose siempre al sentido común, huyendo de posibles gangas y tratando de escoger siempre los medios de pago de mayores garantías, comprando siempre que sea posible a través de canales oficiales.

Consulta aquí más noticias de Toledo.