Foto aérea de la balsa de dragados.
Foto aérea de la balsa de dragados. MESA DE LA RÍA

Según ha informado el colectivo en una nota de prensa, la Mesa de la Ría alegó en su día ante esta Declaración de Impacto Ambiental, ampliará con ella la denuncia ya interpuesta en Bruselas ante "los enormes riesgos que se generan en Doñana y Marismas del Odiel".

El colectivo, que "no se posiciona contra las actividades de dragados en sí, sino contra la gestión final de los residuos", lamenta que la DIA que el puerto tituló 'Dragado de mantenimiento de la ría' "oculta en su título la intencionalidad de verter los dragados al mar y a la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel, en la balsa número 4, como denunciada por Mesa de la Ría".

Para la Mesa de la Ría, "este subterfugio podría ser uno de los motivos por los que no existan más colectivos sociales, ecologistas o profesionales y aficionados a la pesca que hayan alegado contra dicha Declaración de Impacto Ambiental".

Como ha proseguido, los vertidos que el puerto realizará en mar "afectarán a la calidad de las aguas en una zona muy sensible declarada ZEPA Golfo de Cádiz y justo frente a los espacios naturales de Doñana". "La suspensión de metales pesados en la ría afectará aún más a la reducción de la pesca en la zona de Huelva, con el riesgo añadido de que los mismos entren en la cadena trófica de especies del entorno y de la propia Doñana", ha continuado.

Por otro lado, han destacado que los dragados "más contaminados" destinados a la balsa número cuatro "se realizarán dentro de la Reserva de la Biosfera y Lugar de Interés Comunitario Marismas del Odiel, omitiendo la referida DIA hacer referencia alguna a la afección sobre el hábitat protegido por la Directiva Europea 92/43/CEE de bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina, poco profunda, tal y como viene denunciando desde hace ya ocho años Mesa de la Ría".

En el ámbito urbanístico, para el colectivo, esta balsa de rellenos de dragados "incumple el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad y vulnera el Plan Especial Portuario que se aprobó por la Junta de Andalucía de manera condicionada al cumplimiento del Plan Rector de Uso y Gestión de Marismas del Odiel". "Un Plan que impide tales vertederos protegiendo con ello los valores naturales de las citadas marismas, alegación que omiten y no contestan en la mencionada DIA otorgada por el Ministerio", han dicho.

Respecto a la cuestión medioambiental, recuerdan que la DIA es la respuesta a una Evaluación Ambiental que "no conlleva aparejada una autorización ambiental".

Por otro lado, la citada Declaración de Impacto Ambiental confirma, a su juicio, lo ya puesto de manifiesto por Mesa de la Ría sobre "la verdadera intencionalidad que esconde el puerto, que no es otra que la de aprovechar para usos e instalaciones portuarias los terrenos ganados al mar con estas balsas de dragados, es decir, pasando a ocupar la otra margen del río Odiel una vez que se quedara sin suelo aprovechable en el Puerto Exterior". "El dique Juan Carlos I pasaría a ser por tanto una mera ampliación del Puerto de Huelva", ha proseguido el colectivo.

Finalmente, han reiterado que la Mesa de la Ría no se posiciona en contra de los dragados, sino en "la forma gravosa para el entorno con que el Puerto los gestiona", por lo que este colectivo pide el tratamiento de los residuos de dragados "priorizando la valorización y reutilización de los mismos, en lugar de optar por su abandono en balsas o vertidos al mar y muchísimo menos en lugares protegidos".

"Estas mejores técnicas de descontaminación de suelos ya existentes y que han sido aplicadas en otros lugares como Londres, podrán servir de referencia para la descontaminación de suelos en todo el ámbito de la Ría de Huelva, incluida la Avenida Francisco Montenegro, una industria verde de la descontaminación que generaría un considerable número de puestos de trabajo", han concluido.

Consulta aquí más noticias de Huelva.