La acera es mía y subo cuando quiero
Calle Martínez Campos. (J. Parra)
La solidaridad navideña no llega a la calle Martínez Campos (foto). Los coches devoran las aceras de manera perpetua y expulsan a sus usuarios: carritos de bebé y sillas de ruedas están vetados. El tráfico en Alameda de Colón y alrededores va camino del caos.