Comienzo del juicio
Comienzo del juicio EUROPA PRESS

Un jurado popular que juzgará como presunto autor de los hechos a J.M.M., quien ha llegado a la Audiencia Provincial de Toledo pasadas las 10.15 horas en medio de fuertes medidas de seguridad y mientras se podían escuchar gritos de "asesino" a su entrada al juzgado toledano.

El acusado se de enfrenta a un total de 18 años de prisión por cada uno de los dos presuntos delitos de asesinato de los que se le acusa y dos años más por el presunto delito de tenencia ilícita de armas. Además, la Fiscalía solicita 15 meses de prisión para la madre de la pareja sentimental del procesado -M.C.M.- y para F.S.S. por un presunto delito de encubrimiento.

LOS HECHOS

Los hechos, según el Ministerio Fiscal, ocurrieron en la tarde del 20 de abril de 2012 cuando el acusado se encontraba en el chiringuito de la localidad toledana de El Casar de Escalona, cuando acudió al mismo D.F.V., tras haber discutido ambos momentos antes.

Así, según el fiscal, J.M.M. nada más ver llegar a D.F.V. le disparó con una escopeta -que habitualmente tenía en el referido establecimiento- "a pocos metros de distancia y directamente en la zona del tórax, provocándole la muerte de forma inmediata como consecuencia directa de una ruptura cardiaca".

Momentos después, el acusado, al abandonar el lugar a bordo de su vehículo se encontró a pocos metros de distancia con M.A.C.J., cuñado de la primera víctima, que se dirigía al chiringuito en busca de éste, momento en el cual el procesado salió del vehículo y comenzó a perseguirle porque trataba de huir.

La Fiscalía apunta que el procesado disparó a M.A.C.J. durante la huída con la escopeta y que, posteriormente, ya encontrándose en el suelo, lo hizo también con un revolver provocándole igualmente la muerte "debido a una destrucción cefálica".

El acusado carecía de permiso o licencia alguna que le permitiera la posesión y uso de cualquier tipo de arma de fuego, según añade en su escrito el Ministerio Público.

Además, apunta que la madre de la pareja sentimental del acusado, instantes después de los sucedido, acudió junto a su hija al lugar de los hechos y, conociendo lo sucedido, alertó al acusado de la presencia de los agentes de la Guardia Civil, permitiéndole refugiarse en su domicilio y facilitándole los medios para abandonar el lugar sin ser capturado.

Asimismo, el procesado F.S.S., con quien J.M.M. mantenía "una estrecha relación de amistad", en los momentos posteriores a los hechos y los días siguientes, siendo conocer del alcance de lo sucedido, actuó de intermediario entre el principal acusado, su familia y el entorno de ambos, llegando incluso a encargarse personalmente de las gestiones dirigidas a obtener documentación manipulada para que su compañero pudiera identificarse y actuar durante su huida.

Consulta aquí más noticias de Toledo.