Se trata de las entidades ADO Aragón, AECC, AMAC-GEMA, ARALVOZ, ASACO, ASPANOA y Foro Aragonés de Pacientes, en representación de la sociedad aragonesa, apoyados por la Asociación de Oncólogos Radioterápicos de Aragón y Cusirar-Sociedad Aragonesa de Cuidados Paliativos.

En una nota de prensa, han indicado que el Gobierno autonómico ha realizado "importantes mejoras en el último ejercicio" en esta materia, con la licitación de dos nuevos aceleradores para radioterapia que se instalarán en Zaragoza.

Además, ha suscrito un acuerdo con la Fundación Amancio Ortega para la adquisición de alta tecnología en la lucha contra el cáncer, ha creado la Unidad Clínica Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón, la Unidad de Cuidados paliativos pediátricos en el Hospital Miguel Servet y ha dinamizado el programa de cribado poblacional de cáncer colorrectal.

A su entender, todas estas medidas han contribuido a mejorar en gran medida los recursos sanitarios en la lucha contra el cáncer, pero quedan "pasos importantes" para avanzar hacia un sistema "más equitativo y accesible", que garantice una atención sanitaria "digna" hasta el final de la vida, independientemente donde se viva.

Por lo que se refiere a la radioterapia, estos colectivos han precisado que más del 60 por ciento de los pacientes oncológicos deberán recibirla en algún momento de su evolución, además de que multitud de estudios han demostrado que es el tratamiento con mejor relación coste-eficacia.

RATIOS

Estos colectivos han precisado que el Gobierno de Aragón ha licitado dos aceleradores nuevos que se instalarán en hospitales públicos de Zaragoza, uno de ellos supliendo a otro ya obsoleto, y gracias a la Fundación Amancio Ortega se recibirá un tercer acelerador que se instalará también en Zaragoza.

Tras estas inversiones, esta ciudad quedaría aún por debajo de la ratio recomendada por la SEOR, de 140.0001 habitantes por aparato, ya que con las adquisiciones actuales estaríamos en una ratio de 200.000 habitantes.

No obstante, "seguiríamos sin tener en cuenta la distancia y el tiempo en acceder hasta el tratamiento, en algunos casos hasta 200 kilómetros y más de dos horas de trayecto, manteniendo la inequidad y fomentando el concepto de ciudadano de segunda para todo aragonés que resida fuera de Zaragoza".

Estas organizaciones han explicado que el Gobierno de Aragón está trabajando en un sistema de transporte para radioterapia mediante taxis, más cómodo para los pacientes, reduciendo los tiempos de espera.

Con este servicio "se conseguirá que los pacientes inviertan menos tiempo en los desplazamientos y esperas" y "ayudará a restar estigma", si bien "seguirán teniendo que realizar cientos de kilómetros día tras día hasta finalizar su tratamiento", han esgrimido estos colectivos.

Además, han aclarado que los hospitales que no cuentan con este servicio de radioterapia no poseen oncólogos radioterápicos en el comité de tumores "con la merma que supone a la hora de decidir los tratamientos que se han de aplicar".

SOLUCIÓN

Estas organizaciones han explicado que existe una solución a este problema, el desarrollo del modelo de radioterapia satélite en las provincias de Huesca y Teruel, con instalaciones destinadas al tratamiento y al control de los pacientes que necesitan de tratamiento radioterápico, integrada en un Servicio de Oncología Radioterápica central de referencia, pero ubicada a cierta distancia del mismo, facilitando el acceso a la misma, con total garantía de seguridad y calidad del tratamiento.

Estas entidades han reclamado este modelo "que se ha demostrado como el más eficaz, económico y seguro", instalando aparatos de radioterapia satélite, dependientes de la Unidad Clínica Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón, en loshospitales de Huesca y Teruel.

Asimismo, han solicitado la inclusión en todos los Comités de Tumores de Aragón de oncólogos radioterápicos para valorar y pautar el tratamiento, cuando corresponda, ya que "actualmente se prescribe en menos ocasiones de las que estaría indicado, sobre todo en tratamientos paliativos, donde el estado general del paciente impide su acceso al tratamiento tan alejado".

Después, han pedido que se acerque a los hospitales periféricos en un "corto plazo" las técnicas más móviles, que requieren de menor inversión -braquiterapia, radioterapia intraoperatoria- y, seguidamente, poner en marcha de un grupo de trabajo sobre radioterapia satélite que estudie y desarrolle los pasos para la implantación de la radioterapia satélite.

CUIDADOS PALIATIVOS

Estos colectivos han comentado, por lo que se refiere a los cuidados paliativos, que según estimaciones de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, una ratio de un recurso por cada 80.000 habitantes garantizaría la calidad a toda la población.

Estos cuidados están destinados a pacientes con una enfermedad avanzada y progresiva y su objetivo es mejorar la calidad de vida a través del control de síntomas, la atención a la familia y la comunicación eficaz.

"Esto debería plantearse desde fases tempranas de la enfermedad, no sólo incluir la atención al final de la vida" ya que se ha demostrado científicamente su eficacia y eficiencia en la mejoría de muchos de los síntomas y de la calidad de vida en global de los pacientes oncológicos, han apuntado estos colectivos.

Asimismo, han recordado que en 2017 el Gobierno de Aragón ha creado la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos en el Hospital Miguel Servet, que da cobertura a toda la Comunidad. Además, se cuenta con diez equipos de cuidados paliativos para adultos, si bien los idóneos serían 17, "sin contar la concentración en las capitales de provincia de las unidades ya existentes".

Así, hay Equipos de Soporte de Atención Domiciliaria (ESAD) en todos los sectores sanitarios de Aragón, "cuyos profesionales, con escasos recursos realizan una labor encomiable". Estos equipos están compuestos únicamente por médicos y enfermeros, "el mínimo necesario para cubrir las necesidades básicas de estos pacientes".

Al respecto, han sostenido que los cuidados paliativos podrían suponer un ahorro al Gobierno aragonés ya que el final de la vida es una etapa que requiere de una serie de cuidados especiales puesto que son múltiples las necesidades a las que pacientes y familiares deben hacer frente.

Además, han subrayado que esta atención "es un derecho reconocido por diferentes organismos internacionales", también es una prestación que la legislación española contempla como básica en la Ley de Cohesión y Calidad en el Sistema Nacional de Salud y se recoge dentro de la Cartera de Servicios Comunes del Sistema Nacional de Salud, existiendo una Estrategia en Cuidados Paliativos.

Estas organizaciones han incidido en que "son un derecho del paciente" y los profesionales que los atienden deben poseer una formación básica y contar con equipos multidisciplinares compuestos por profesionales con formación avanzada y específica que integre la atención hospitalaria con el seguimiento domiciliario.

MÁS RECURSOS

Estas nueve entidades han pedido aumentar los recursos específicos, siempre con profesionales que posean formación avanzada en cuidados paliativos y que ofrezcan una mayor cobertura horaria y territorial, e incluyendo la atención psicosocial y atención al duelo.

Además, los pacientes oncológicos, y de otras patologías, necesitan más unidades específicas de Cuidados Paliativos en los hospitales de Aragón, que en otras zonas de España poseen camas propias y consultas ambulatorias específicas.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.