Según han señalado estas dos asociaciones en una nota, el desvío por la A-15 "significa la realización de una ruta con más kilómetros (aproximadamente 36 kilómetros adicionales", algo que ha traducido en un incremento del coste en el trayecto de 44,82 euros. "A mayor coste de transporte, menor competitividad de nuestros productos en los mercados", ha afirmado.

Asimismo, han manifestado que circular por la A-15 supondría otros 10,70 euros por peajes, en el caso de transporte de más de 12 toneladas.

Junto con ello, han asegurado que el incremento del tiempo de conducción ascendería a unos 20-25 minutos, por los 36 kilómetros de más que representa este desvío. "Esto supone, debido a las limitaciones de los tiempos de conducción y descanso obligatorios para el sector, que algunos transportistas nacionales no puedan llegar a sus domicilios y/o destinos, con los costes que ello comporta tanto personales como profesionales", han señalado.

Por otro lado, ANET y Tradisna han afirmado que la alternativa de la A-15 es una ruta que "puede calificarse también como peligrosa, por la orografía del terreno". "Existen frecuentes desniveles, que dificultan la conducción de los vehículos pesados, que llegan hasta las 40 toneladas. Por este motivo, además, el vehículo sufre un mayor desgaste de elementos como los frenos, suspensiones, neumáticos, etc., lo cual incrementa el coste del mantenimiento", han asegurado.

También consideran que el desvío hacia la A-15 tendrá un impacto económico negativo sobre la zona, argumentando que muchos vehículos pesados que se dirigen hacia Europa realizan repostajes en las estaciones de servicio cercanas a la frontera y el desvío de vehículos a la A-15 "provocará que ya no reposten mayoritariamente en territorio navarro, lo cual afectará a la actividad de las gasolineras de la N-121-A".

A esto, también añaden "el impacto negativo que tendrán los locales hosteleros, restaurantes y bares de la zona, y también de los talleres mecánicos".

ANET y Tradisna han continuado señalando que similar circunstancia se producirá con las arcas forales, ya que el Gobierno de Navarra obtendrá "una menor recaudación fiscal". "Aproximadamente 2.749 vehículos pesados transitan diariamente por la N-121-A, en su mayoría articulados. Si al menos un 40% de ellos venían repostando en el último tramo de la N-121-A, se dejarían de vender unos 1.155.000 litros diarios de gasóleo en Navarra. Solamente la reducción de la recaudación fiscal por este concepto sería una consecuencia grave a tener muy en cuenta", han sostenido.

También se han planteado que se analice el origen de la siniestralidad y han señalado que, según recientes estadísticas del Ministerio de Fomento, los accidentes "no son causados solamente por los transportistas, es más, no son los principales causantes".

Por último, las dos asociaciones señalan que el incremento del tráfico rodado era "deseado". "Todos venimos deseando este incremento, ya que desde el sector estamos detectando un incremento de actividad derivada de la mejora económica, por lo tanto un mayor tráfico. No hay que olvidar que esta mejoría también repercute en el tráfico de turismos por movilidad laboral", han asegurado.

Por todo ello, y "ante el incremento de costes que supondría este trasvase al sector, con los reducidos márgenes comerciales que trabaja", las dos asociaciones rechazan el desvío obligatorio por la A-15.

Consulta aquí más noticias de Navarra.