Absuelto el acusado del atentado de Omagh
Varios familiares de las víctimas, tras oír el fallo. (Reuters)

Murieron 29 personas. Sean Hoey, el único acusado del atentado de la ciudad norirlandesa de Omagh, en el que perdieron la vida 29 personas, entre ellas dos españoles, fue absuelto ayer por un tribunal de la ciudad de Belfast.

Hoey, un electricista de 38 años, estaba acusado de poner 225 kilos de explosivos en el coche bomba que estalló en Omagh en el mes de agosto de 1998. Ayer, tras doce meses de deliberaciones, el juez Reginald Weir lo declaró inocente por considerar que existen «dudas razonables» sobre la autoría del atentado, el más sangriento en la historia del conflicto de Irlanda del Norte.

Según la sentencia, las pruebas forenses presentadas por la fiscalía durante el proceso no cumplían con los estándares requeridos por el tribunal. En este sentido, el magistrado criticó duramente las investigaciones sobre el atentado efectuadas por el Royal Ulster Constabulary (RUC, antigua Policía norirlandesa).

La matanza fue perpetrada por el denominado IRA Auténtico, una facción escindida del Ejército Republicano Irlandés (IRA) que se oponía al alto el fuego acordado por éste en 1997.