Los ciudadanos de Castilla y León podrán pedir opinión a un segundo médico cuando se les diagnostiquen determinadas enfermedades consideradas complejas, como los cánceres o las patologías degenerativas, (Alzheimer, Parkinson...). La segunda opinión se podrá solicitar en el mismo médico, una vez completado el diagnóstico y si fuera necesario propuesto el tratamiento.  En un plazo máximo de 35 días deberá haber sido examinado por otro especialista y haber recibido el informe.