La jueza de la trama de abortos presuntamente ilegales envió a la cárcel, sin fianza, a los dos psiquiatras detenidos el lunes. Los siete arrestados acabaron de declarar ayer. A Javier C. V. y a Javier R. M. se les acusa de delitos de aborto ilegal, asociación ilícita y falsedad documental (inventar informes para justificar abortos presuntamente ilegales).

El segundo de ellos está pendiente, además, de cumplir cuatro años de cárcel por amenazar de muerte y humillar «hasta la desesperación» a su ex compañera sentimental.

Para los dos anestesistas se decretó prisión, que eludieron pagando una fianza de 4.000 1. Ester S. R. y Agustín C. F. están acusados de los mismos delitos que los psiquiatras.

Los ginecólogos Antonio R. R. y Ramón T. H., acusados de aborto ilegal y asociación ilícita, tampoco entraron en la cárcel al pagar la fianza de 4.000 1. Para el otro tocólogo, Tomás P. P., la jueza decretó libertad sin fianza. Irá cada semana al juzgado.

«Actúan correctamente»

Con los dos de ayer, ya son cinco los médicos que han ingresado en prisión, entre ellos el doctor Morín, por los supuestos abortos ilegales.

La consellera de Salut, Marina Geli, favorable al cambio de la ley del aborto, afirmó que se depurarán responsabilidades si se demuestra que hubo errores en la inspección de las clínicas. También pidió confianza en los médicos, porque «la inmensa mayoría actúa correctamente».

Denuncian persecución «fascista»

Grupos abortistas de Catalunya denunciaron ayer la persecución policial y judicial, a raíz de las 13 detenciones por interrupciones de embarazos supuestamente ilegales en Barcelona. La califican de «fascista». La entidad que denunció los abortos, E-Cristians, exigió ayer que éstos se realicen sólo en centros públicos para que se cumpla «efectivamente» la ley.

La prensa, culpable

Improperios: «Te has cubierto de mierda, hija de puta» y «cómo se nota que tú no abortas» fueron improperios que lanzaron ayer simpatizantes abortistas a dos periodistas participantes en una rueda de prensa.

Fueron prudentes: La organización Médica Colegial (OMC) afirmó ayer que el Col·legi de Metges de Barcelona actuó con prudencia y correctamente en la investigación.