'General Intellects with McKenzie Wark' de DIS
'General Intellects with McKenzie Wark' de DIS. Una de las piezas que forman parte de la exposición 'Pulgares que escriben y se deslizan' del colectivo DIS en La Casa Encendida. DIS

¿En qué ha cambiado el mundo del arte tras la explosión de Internet y las nuevas tecnologías? ¿Cómo se maneja en ambos hábitats la llamada Generación Z nacida con el nuevo milenio? A esta y otras preguntas intenta dar respuesta la exposición Pulgares que escriben y se deslizan. Red de entretenimiento educativo de DIS, que puede visitarse desde hoy y hasta el próximo 13 de mayo en La Casa Encendida de Madrid.

Detrás del proyecto se encuentra el colectivo de artistas neoyorkinos DIS formado por Lauren Boyle, Solomon Chase, Marco Roso y David Toro. Los cuatro han sumado el apoyo de un grupo internacional de más de una quincena de escritores, innovadores y artistas para dar vida a un gran programa de televisión que llenará de pantallas las salas expositivas del centro madrileño.

Lo que van a encontrarse los espectadores es la emisión de distintas piezas que, bajo la falsa apariencia de programas de televisión, intentan dar algunas claves sobre el llamado capitalismo tecnológico y la incidencia de los medios digitales en la educación y la sociedad. "¿Quién necesita un cerebro cuando tenemos pulgares que pueden escribir y deslizarse por la pantalla, buscando el conocimiento en un océano de información en línea demasiado extenso para la capacidad de una mente humana?", se pregunta el colectivo.

"En las pantallas dispuestas en cada una de las salas se emiten en bucle programas que imitan formatos convencionales, siempre con el filtro de cada uno de los muchos artistas implicados, la mayor parte nacidos entre los 70 y 90", explican desde La Casa Encendida. De esta manera, Will Benedict y Steffen Jørgensen presentan The Restaurant, un magazine de cocina con tintes politicos; y Casey Jane Ellison su pieza MAD, un programa de debates sobre las relaciones entre madres e hijas.

Rizando el rizo, Ilana Harris-Babou, que bajo la apariencia de un tutorial llamado Reparations Hardware, ofrece una guía para restaurar muebles que acabará convirtiéndose en una propuesta de desagravio a la comunidad afroamericana. Como también es peculiar el "programa" ideado por Cristopher Kulendran Thomas, que gira alrededor de la desaparición de la ciudadanía en la nube; o los de Jacob Hurwitz-Goodman y Daniel Keller, que abordan cómo explicar cuestiones complejas a los niños.

El origen de DIS

Nacido en 2009, el colectivo DIS inició su trayectoria con la creación de DIS Magazine, una revista en la que, a través de nuevas formas, analizaban los contenidos de momento (Stock, Privacy o Disaster, entre otros). A partir de entonces han trabajado con numerosos medios y formatos siendo una de sus señas de identidad la colaboración con otros artistas y teóricos. Su obra ha podido verse en espacios como MoMA PS1 o el comisariado de la novena edición de la Bienal de Berlín en 2016.

La revista DIS Magazine se transformó el pasado mes de enero en un canal online de educación y entretenimiento (edutainment) con vídeos. Esta mutación de formato responde, según ha afirmado el propio colectivo, a que "la gente ya no lee".