El fondo personal de Pablo picasso
Henri Rousseau, ‘Los representantes de las potencias extranjeras saludando a la República en señal de paz’ (1907).
Picasso fue reuniendo piezas de arte movido por el puro sentimiento que le producía tener una tela o una escultura en particular. Su afán coleccionista distaba de ser el producto de un ególatra. En años de selección, el malagueño universal reunió un fondo que desde esta semana adorna una de las salas del Museu Picasso con hasta 43 pinturas, 39 dibujos, 41 fotografías y una veintena de objetos de arte primitivo, cinco grabados y otros cinco collages.

Picasso y su colección aterriza por vez primera en España. Muestra hasta el 30 de marzo clásicos franceses recogidos por Picasso y que abren la exposición: Chardin, Corot y Le Nain. Les siguen Degas, Seurat y Gauguin, Cézanne y Renoir. Se resalta en las salas un autorretrato de Joan Miró de 1919 y en la relación amor-odio entre Picasso y sus coetáneos Matisse y Dalí.

* Museu Picasso. Montcada, 15. Precio: 5,80 euros. Hasta abril.