La moción desestimada incluía un segundo punto en el que, a su vez, se exhortaba al Ejecutivo foral a "iniciar, de forma urgente, conversaciones con el Gobierno de España para tratar que el Gobierno de Navarra, a través de la empresa pública Tracasa, sea la que colabore en la gestión de los expedientes de expropiación de los tramos ya licitados".

Del mismo modo, ya en un tercer apartado, se emplazaba al Gobierno de Navarra a "constituir un equipo de trabajo conjunto similar a la disuelta Comisión de Seguimiento y Coordinación, en la que el peso decisorio de Navarra vuelva a ser predominante".

Geroa Bai ha presentado una enmienda in voce de sustitución, no aceptada por PSN, titular de la iniciativa, llamando a "consensuar con el Gobierno de Navarra un nuevo convenio de colaboración para la construcción de la plataforma ferroviaria mixta en el corredor Cantábrico-Mediterráneo, tomando como base el mismo borrador de convenio remitido al Ministerio de Fomento por el Gobierno de Navarra en septiembre de 2017".

En la exposición de motivos, la moción impulsada por PSN daba cuenta de situación en la que ha quedado la Administración Foral tras la denuncia por parte del Ministerio de Fomento del convenio que para la construcción de la línea de alta velocidad Zaragoza-Pamplona estuvo en vigor hasta el 23 de octubre de 2017 y, a ese respecto, abogaba por llegar a un nuevo acuerdo que "devuelva a Navarra poder de decisión en cuestiones tan relevantes como las que atañen a la redacción de proyectos constructivos o expropiación de terrenos".

Consulta aquí más noticias de Navarra.