Así ha reaccionado a preguntas de los medios tras un desayuno informativo desde Toledo después de que el programa de Ana Rosa de Telecinco informara de una serie de mensajes entre Puigdemont y Comín, donde mantenía afirmaciones como que "todo esto ha terminado".

Según el 'numero dos' de los socialistas, Puigdemont "no puede condicionar el futuro de un pueblo" cuando sus intenciones son "personales". "Se preocupa de lo propio y muy poco de la ciudadanía en general".

En su opinión, "se comprueba ahora que el proceso independentista no tenía hoja de ruta definida", y ahora son latentes los "desencuentros" en el bloque catalanista.

"Cuando vemos a Puigdemont lamentarse de que se está sacrificando, no empatiza con el sacrificio de los catalanes ante la ingobernabilidad y la incertidumbre", ha enfatizado.

Sobre la posibilidad de que Junts per Cataluña presente un candidato alternativo, ha manifestado que el grupo parlamentario "no está en condiciones" de hacerlo, y ahora hay que esperar a la perspectiva de ERC, "cuyas expectativas están dañadas".

Consulta aquí más noticias de Toledo.