Comisión de Incendios Parlamento de Galicia
Comisión de Incendios Parlamento de Galicia EUROPA PRESS

La comisión de estudio sobre incendios ha arrancado en la tarde de este martes sus comparecencias en el Parlamento gallego con una llamada de expertos a defender un modelo forestal gallego "sostenible" basado en la ordenación del monte, así como con una negación de la existencia de una trama organizada.

Esta comisión, creada tras la ola de incendios en la que fallecieron cuatro personas en octubre y arrasó en Galicia 49.000 hectáreas, ha contado en su primera jornada con las intervenciones de Juan Picos, profesor de Silvicultura en la Escola de Enxeñaría Forestal de la Uvigo, que ha hablado en representación del Foro Económico de Galicia, así como con Venancio Salcines (Grupo Colmeiro), doctor en Ciencias Económicas y profesor titular de Mercados Financieros en la UDC.

Así, Juan Picos ha sido el primero en tomar la palabra de los cerca de 65 comparecientes que tendrá esta comisión a lo largo de los próximos meses para asegurar que no cree "en una organización preparada" que provoque fuegos. Considera que "hay mucha intencionalidad, mucha negligencia", pero no piensa que "haya nadie que se ponga de acuerdo aquí y en Portugal" para llevar a cabo los incendios.

Durante su intervención, este representante del Foro Económico de Galicia se ha centrado en la relación entre monte e industria para señalar que el futuro pasa por la "bioeconomía" con actuaciones "responsables", de forma que la madera "va a tener que demostrar que es gestionada responsablemente".

CIFRAS

De este modo, Picos ha expuesto que, según datos de 2015, las cortas de madera con destino industrial supusieron unos ocho millones de metros cúbicos de madera, aproximadamente lo que se corta en Reino Unido.

Aquí, el eucalipto supone más del 50% de las talas, mientras el pino alrededor de unos tres millones. Sin embargo, las frondosas, caducifolias y otras especies solo suponen unos 300.000 metros cúbicos de esas talas.

Cada año se realizan unas 80.000 cortas de madera -unos 50.000 propietarios forestales venden la madera anualmente-, que suponen unos 300 millones de euros para los propietarios, que la cadena transforma -a través de cientos de empresas que llegan a decenas de mercados- hasta 1.000 millones.

De este modo, la cadena forestal gallega tiene un peso del 1,8% del PIB gallego, lo que supone una caída del 3,5% que representaba en el año 2000.

En la actualidad, da lugar al 1,3% del empleo total de la Comunidad, pero se trata del 12% del industrial. Al respecto, asegura que "la diversidad en la transformación de la madera es la principal medida de estabilidad en el sector", con una apuesta por nuevos materiales basados en la madera.

Sobre el sector, Juan Picos lamenta el "déficit de información" existente, puesto que se necesitan mediciones más exactas, ya que "no valen números genéricos que se hacen cada 10 años".

Finalmente, ha defendido que los montes vecinales son una oportunidad de desarrollo en el medio rural. También se ha quejado de que "el mayor incumplimiento" del plan forestal de 1992 no fueron solo las hectáreas, que "son un resultado", sino que "se dejó de invertir mucho dinero" en diversas partes que lo necesitaban.

POLÍGONOS AGRARIOS

La segunda intervención de la tarde ha sido la de Venancio Salcines, que se ha centrado en una apuesta por la creación de polígonos agrarios, dado que "se necesita suelo agrario e inversiones".

Sobre este extremo, avisa de que no se tiene suelo agrario para llegar a explotaciones de 50 hectáreas y solo se cuenta en Galicia con inversores de "corto plazo", que buscan "maximizar rentabilidad" en el espacio más corto posible, lo que "lleva a las especies de vida más rápida".

Salcines ve los polígonos agrarios como algo "parecido" a una cartera de inversiones, con productos a corto, medio o largo plazo, siempre con una visión de rentabilidad financiera para garantizar su mantenimiento. A modo de ejemplo, ha expuesto que en la Mariña lucense no hay incendios porque no hay montes abandonados sin rentabilidad.

En cambio, ha expuesto que en la Comunidad existen unos 1.000 montes vecinales abandonados,

por lo que un polígono agrario "podría ser la suma de cinco montes vecinales", con un proyecto "común", ya que "está claro que no pueden caminar en solitario" aquellos que no tienen actividad.

"¿Por qué un alcalde puede hacer una ciudad nueva y un alcalde en Galicia no puede hacer un bosque?", se ha preguntado este experto que ha acudido en representación del Grupo Colmeiro antes de señalar que el desarrollo del suelo rústico está "como hace siglos".

Como cierre, ha asegurado que si se le exige a la gente tener montes limpios "ya es una revolución", a lo que se deben unir inversiones a largo plazo. "Si queremos cambiar Galicia lo que tenemos que buscar para los gallegos son nuevos intereses", ha afirmado Venancio Salcines.

VISIÓN DE LOS GRUPOS

En lo tocante a los grupos parlamentarios, José González (PPdeG) ha defendido el "prestigio" de los comparecientes después de que Paula Quinteiro (En Marea) se haya quejado de que esta comisión "nace fracasada" porque el plan de trabajo que se aprobó no sirve para afrontar los retos de un problema "multicausal".

Por su parte, Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) ha aplaudido la asistencia de voces de la sociedad civil en la comisión, que "tienen más valor" después de que el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, "no quisiera venir".

Asimismo, Xosé Luís Rivas, Mini (BNG), ha criticado la "deriva" de la Xunta en la planificación forestal y considera que hay una ordenación "pendiente", a la vez que ha lamentado que "sobran ideas y falta quien las materialicen".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.