Juicio Por Una Agresión A Un Testigo Del Caso Cursach
Juicio Por Una Agresión A Un Testigo Del Caso Cursach Europa Press

En concreto, el testigo ha asegurado que una letrada le ofreció 10.000 euros, y después 20.000 euros, a cambio de que se retractara de sus denuncias en el Juzgado de Instrucción número 12 contra el Grupo Cursach Ocio, en relación a las supuestas fiestas de Tito's para policías de la trama.

El testigo es un ex trabajador de Tito's que declaró por el presunto tráfico de drogas y las fiestas para policías en la discoteca. En junio del año pasado denunció haber sido agredido una noche en el garaje de su casa por dos individuos que le arrastraron por el suelo y le dieron patadas mientras le insultaban y amenazaban con matarlo.

Por estos hechos la Fiscalía solicita cuatro años y medio de cárcel para el acusado (tres por el delito de obstrucción a la justicia y uno y medio por el de lesiones), multa de 14.400 euros y una indemnización de 6.000 euros para la víctima por las lesiones.

DICE QUE LE DEJARON ANIMALES MUERTOS SOBRE EL CAPÓ DE SU COCHE

Durante el juicio, el testigo ha descrito continuos episodios de acoso al que asegura haber sido sometido por haber declarado en la causa. El denunciante ha sostenido que reiteradamente el acusado u otras personas le esperaban en su casa para amenazarle.

El testigo protegido ha manifestado que debían conocer sus horarios de trabajo y por dónde entraba habitualmente a su garaje, ya que le "salían al paso" y le pegaban patadas en su vehículo.

También ha explicado que encontró animales muertos sobre el capó de su coche y en el portal de su casa, así como un mensaje, en el que aparecían los números de teléfono de sus hermanas, avisando de que se podrían en contacto con su familia si no se retractaba.

"Se dice que tengo protección policial y es falso, tengo todos los días a gente en casa y un coche siguiéndome", ha protestado el testigo, que sostiene que se dedicaron a hacerle "la vida imposible un grupo de rumanos orquestados por Jaime Lladó", el director de Tito's.

LA NOCHE DE LA AGRESIÓN

El testigo protegido ha contado que la noche de la agresión salió de trabajar sobre las 23.30 horas y cuando llegó a su garaje y salió del coche, sintió que tiraban de él hacia el suelo. Seguidamente dos personas comenzaron a arrastrarle por el suelo y entonces, ha contado, consiguió agarrarse a una tubería.

Según su relato, en ese momento comenzaron a darle puñetazos y patadas mientras lo amenazaban con matarlo e insultaban. Consiguió darle una patada a uno de ellos, al que no reconoció y que fue el primero en huir. También ha contado que oyó que hablaban en rumano entre ellos.

Más tarde llamó al a policía y se personaron dos agentes de paisano, que le avisaron de que la puerta del portal de la finca había sido forzada y que el cerrojo estaba roto o bloqueado.