Las pruebas de ADN han descartado que el joven L.A.D.H, uno de los dos fallecidos en el accidente de tráfico registrado en 2015 a la salida de la urbanización 'El Soto', en Aldemayor de San Martín (Valladolid), sea el padre del hijo de la conductora del turismo que fue arrollado por un camión y que se enfrenta a una posible condena de cuatro años de prisión como presunta responsable del trágico siniestro.

La propia acusada, R.S.D, es quien había promovido la exhumación del cadáver de L.A.D.H, que viajaba de copiloto en el coche, conforme a la demanda de filiación extramatrimonial 'post mortem' que presentó con el fin de demostrar que el hijo que ella tiene y que hoy cuenta con 5 años lo es también del fallecido, a los efectos de que en caso de ser condenada en vía penal el pequeño sea incluido en el capítulo indemnizatorio como descendiente directo de la víctima.

Sin embargo, sorprendentemente, el cotejo del perfil genético del fallecido y del hijo de ella han dado resultado negativo, algo que quedará plasmado por sentencia en el juicio civil previsto para el próximo día 13 de febrero, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Precisamente, tal circunstancia ha sido una de las causas que han motivado esta mañana la suspensión del juicio en vía penal y su aplazamiento para el próximo mes de abril, ya que para entonces habrá sentencia denegando la paternidad para su hijo reclamada por la acusada y ello afectará al conjunto de indemnizaciones, al no poder ser incluido el menor como beneficiario de las mismas.

La incomparecencia de un testigo, agente de la Guardia Civil debido al fallecimiento de su madre, y la falta de un informe definitivo sobre las secuelas de un hermano del fallecido, A.D.H, de 17 años cuando ocurrieron los hechos y que resultó gravemente herido-ha sido declarado gran inválido-, han motivado igualmente el aplazamiento de la vista oral.

En el banquillo se sentará la joven R.S.D, de 26 años cuando se produjo el siniestro, ya que era la que iba al volante del Rover 25 que el 10 de noviembre de 2015, a la salida de la urbanización 'El Soto', en Aldeamayor, fue embestido por un camión al incorporarse el turismo desde un stop a la carretera VA-200.

La acusación pública, en su escrito de calificación provisional, considera que los hechos son constitutivos de dos delitos de homicidio y otros dos de lesiones por imprudencia grave, merecedores de una condena de cuatro años de prisión, la privación del carné por espacio de seis años y el pago de indemnizaciones que, en principio, superan los 838.000 euros y que habrían de afrontar la referida joven y la compañía Mutua Madrileña.

NO RESPETÓ LA PRIORIDAD DE PASO

El siniestro, según sostiene la acusación pública, se produjo en un cruce regulado por una señal de stop cuando la acusada, presuntamente, no respetó la prioridad de paso para los usuarios de la carretera VA-200.

A consecuencia del impacto murieron en el acto el joven de 24 años L.A.D.H, quien viajaba de copiloto junto a la acusada y dejó una hija que hoy tiene 8 años, y otro joven de 19, S.P. de la C, mientras que el hermano menor del primero de ambos fallecidos, A.D.H, de 17 años entonces, quedó gravísimamente herido y el camionero sufrió también distintas lesiones, mientras que la presunta causante del accidente resultó leve.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.