Esta adjudicación representa un paso adelante en el desarrollo de los compromisos anunciados por el Ministerio de Fomento para la configuración de esta línea como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo.

El contrato comprende la redacción de los proyectos constructivos de la subestaciones eléctricas de tracción de Cariñena (Zaragoza) y Villafranca del Campo (Teruel) y de los centros de autotransformación asociados y del telemando de energía del tramo Zaragoza-Teruel.

También contempla la redacción del proyecto de la línea eléctrica de alta tensión de 220 kV desde la subestación eléctrica de Calamocha de REE hasta la futura subestación de Adif en Villafranca del Campo.

Para la redacción de los proyectos, la empresa adjudicataria realizará un estudio de capacidad de la línea entre Zaragoza y Teruel. Su plazo de ejecución es de nueve meses.

El Ministerio de Fomento ha previsto, a través de un plan integral de actuaciones con carácter plurianual, una inversión de alrededor de 335 millones de euros para la mejora del conjunto de infraestructuras ferroviarias, con el objetivo de potenciar tanto las circulaciones de viajeros como de mercancías y captar nuevos tráficos.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.