Por si alguien pensaba que lo de Paula y David se podía arreglar aún, ella ha borrado toda esperanza. "No hay vuelta atrás con David", ha dicho la actriz a la revista Corazón TVE. Tras un año de separación, el matrimonio de Paula Echevarría y David Bustamante está a un sólo paso (el oficial) de ser cosa del pasado.

"Ya no hay vuelta atrás. Hemos comenzado los trámites del divorcio. Solo quiero pedir respeto a los medios", dice la la actriz en la exclusiva de esta revista. En realidad, esta publicación (y alguna más) ya anunciaba en diciembre el inminente divorcio de la ex pareja. Corazón TVE desvelaba que el comunicado oficial y definitivo podría ver la luz pronto. Y por eso camino avanzan los acontecimientos a juzgar por las declaraciones de  la intérprete de Velvet.

El pasado verano, algún medio se aventuró a hablar de reconciliación de la actriz y el cantante. Nada más lejos de la realidad. A finales de año, Paula Echevarría y David Bustamante se volvieron a ver. Se trataba de una ocasión muy especial: la actuación navideña de su hija.

A Paula se la relaciona últimamente con Miguel Torres, jugador del Málaga Fútbol Club. Ambos comparten círculo de amigos y se intercambian constantes likes en redes sociales. Pero en Corazón TVE la actriz nada dice al respecto. El futbolista, 9 años menor que la actriz, no es nuevo en la vida de Paula... y de Bustamante.

Torres aparecía en un vídeoclip del cantante: el jugador hacía de novio de Paula y Bustamante de amante. Vivir para ver. Además, el deportista es muy amigo de Alicia Hernández, una de las propietarias de la firma Dolores Promesas y una de las mejores amigas de Echevarría. Alicia es parte de Las Pencas, como se hace llamar el círculo de amigas íntimas de la actriz.