Rafael Navarro
Rafael Navarro CEDIDA

Rafael 'Buda' Navarro es mental coach de equipos de esports. Su trabajo consiste en motivar, organizar y ayudar a los equipos profesionales de deportes electrónicos a lograr sus objetivos en la competición, a la vez que les ayuda a crecer como personas y profesionales.

Esta semana, con motivo del inicio de La Superliga Orange de League of Legends de la LVP (grupo Mediapro) en el Auditorio de Tenerife, estuvo en la isla para dar una formación sobre la gestión del tiempo en un equipo profesional de esports. Esta formación, organizada por INtech Tenerife y el área Tenerife 2030 del Cabildo, se prolongó durante ocho horas a lo largo del jueves y viernes con el objetivo de dotar de herramientas a los jóvenes interesados en las profesiones propias del sector.

Rafael Navarro reconoce que los videojuegos y los deportes electrónicos están aún "muy estigmatizados" en la sociedad "por desconocimiento". Recalca que la gente joven llega a los videojuegos como hobbie o diversión porque les ayuda a relajarse de su día a día de estudios; sin embargo, no se dan cuenta de todos los valores que les aporta, como "la capacidad de vivir experiencias únicas; de formar parte de historias muy interesantes con tintes históricos o fantásticos donde se convierten en unos protagonistas que tienen que vencer una serie de retos".

Además, está el mito de que los jugadores de videojuegos no tienen vida social. "Otro error. Tienen más vida social que muchos otros jóvenes, pues la mayoría de los videojuegos hoy día se juegan en red y se crea una comunidad muy potente. Se hacen amigos en todo el mundo y esas relaciones se suelen llevar a la vida física, no solo a la virtual", explica el coach y añade que "al jugar en equipo se fomentan valores como la cooperación o el trabajo en equipo".

Insiste en que los videojuegos "son mucho mejor que ver la televisión con programas como 'Mujeres, Hombres y Viceversa', donde los valores que se trasmiten están muy lejos de todo esto". El coach incide en que los padres deberían acercarse a este tipo de eventos, como TLP Tenerife o la LVP, para conocer de primera mano qué hacen sus hijos con los videojuegos antes de solo criticarlos.

Este experto no niega que existe una cara y una cruz en este sector. "Los videojuegos te permiten entrenar habilidades como los reflejos, la percepción espacial y afrontar problemas desde distintas perspectivas. Ocurre como con el ajedrez, que puede favorecer la memoria y esto hace que entrenes más".

En su opinión, la parte más negativa puede estar en las adicciones. "Es cierto que hay que controlar las horas que una persona pasa realizando cualquier actividad y que incluso a los jugadores profesionales se les está marcando un ritmo para entrenar no más de cuatro o seis horas al día, por lo que un aficionado no debería pasar demasiada horas seguidas. Es algo que los padres deben controlar. Repito que en la tele o en el reggaeton hay valores realmente preocupantes y están totalmente normalizados", comenta.

En su labor como coach en esports, Rafael Navarro ayuda a los equipos a evolucionar. "Ahora es más importante entrenar con calidad que hacerlo muchas horas. Mi trabajo consiste en ayudar a los jugadores a que puedan organizar el tiempo y a compaginar la vida social con el hobbie y su trabajo", explica.

Los jugadores profesionales de videojuegos suelen ser jóvenes que han destacado como jugadores amateurs y son fichados por un equipo. Ahí comienza una etapa en sus vidas muy complicada en la que pasan a cobrar sueldos, algunos muy altos, y a tener miles de seguidores en redes sociales. "Les ayudo a organizar la comunicación con el resto del equipo y con entrenadores y managers y, también, a gestionar los desequilibrios emocionales que puedan ocasionarse del estrés o del cansancio", recalca Navarro.

Estos jugadores son ya los nuevos líderes de los jóvenes, muy lejos de los estereotipos de que son antisociales o sedentarios. "Muchos de ellos son un ejemplo a seguir, muchos estudian y compaginan profesión con carrera y deporte".

NUEVA TEMPORADA.

La Superliga Orange de League of Legends arrancó hoy domingo en el Auditorio de Tenerife. La nueva temporada que organiza Liga de Videojuegos Profesional (LVP) presentó a los ocho mejores equipos nacionales en una jornada presencial que apostó por el espectáculo, pero también por otras actividades, como juegos, conferencias y talleres dedicados al juego de Riot Games y a los deportes electrónicos.

Tenerife es el punto de partida de una temporada que contará con catorce jornadas y que concluirá con un playoff al que sólo accederán los cuatro mejores equipos de toda la fase regular. Desde el principio de temporada y hasta el final de la misma, todos los seguidores podrán asistir a las jornadas presenciales de la LVP, que comienzan en Tenerife y continúan con los 'Cara a Cara' en los platós del Grupo Mediapro en Barcelona.

Giants Gaming aspira a retener el título conquistado el pasado mes de diciembre en Gamergy, algo que no ha ocurrido en ninguna temporada. eMonkeyz Club regresa esta temporada a la máxima categoría y a ellos se les unen MAD Lions E.C., ASUS ROG Army, Movistar Riders, G2Vodafone, Penguins y KIYF para completar los ocho equipos.