Colombia
Un investigador de la policía recoge evidencias tras un atentado en Barranquilla (Colombia). EFE

Al menos 7 policías han muerto y más de 45 han resultado heridos en tres atentados ocurridos durante este fin de semana en Colombia. En el primero, el sábado en Barranquilla, murieron cinco agentes. El domingo hubo otro atentado en Barranquilla, sin víctimas mortales pero con heridos. Y este domingo, otro ataque, esta vez en el estado de Bolívar, causó al menos dos víctimas más.

El primer atentado ocurrió él sábado por la mañana cuando un explosivo fue detonado a distancia frente al patio de la comisaría del barrio San José, donde decenas de policías estaban formados para el cambio de turno, según explicó el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, brigadier general Mariano Botero.

Los fallecidos son los patrulleros Freddys Echeverría Orozco, Yosimar Márquez Navarro, Freddy López Gutiérrez, Anderson René Cano Arteta y Yamil Rada Muñoz, dijo la Policía, que agregó que los heridos fueron llevados a diferentes hospitales.

Las imágenes de los cuerpos de los policías ensangrentados tendidos en el suelo y entre ellos un perro muerto por la explosión, así como un reguero de cascos verdes, conmocionaron a los colombianos, mientras las autoridades tratan de atar cabos para encontrar a los autores del ataque por el cual ya fue detenido Christian Camilo Bellón Galindo.

Al capturado le decomisaron una radio de comunicaciones y un cuaderno con anotaciones referentes a la comisaría de San José, un barrio residencial de clase media situado en el sureste de la ciudad.

La Fiscalía le imputará a Bellón Galindo cargos por cinco homicidios agravados en concurso con 42 homicidios en tentativa, así como por terrorismo agravado y uso de explosivos.

Todo apunta, según el director de la Policía colombiana, general Jorge Nieto, a una respuesta del crimen organizado por los recientes golpes que han recibido, y ofreció una recompensa de 50 millones de pesos (unos 17.800 dólares) por información sobre los responsables.

También se investiga si el atentado está relacionado con un frustrado asalto que ocurrió de manera simultánea en una avenida cercana contra un vehículo de transporte de valores y que dejó un vigilante muerto y otro gravemente herido.

Este es el primer atentado de gravedad que ocurre en una zona urbana de Colombia en los últimos tiempos y llama la atención que haya sido perpetrado en Barranquilla, cuarta ciudad del país, tradicionalmente libre de ataques de este tipo.

Segundo ataque

Al menos cinco personas resultaron heridas en un nuevo atentado perpetrado este domingo contra la Policía en el área metropolitana de Barranquilla. El nuevo atentado ocurrió pasadas las 4.00 hora local (10.00 hora española) contra el Centro de Atención Inmediata (CAI) del barrio Soledad 2000, según la Policía.

Los heridos son cuatro miembros de esa institución y un habitante de calle, todos fuera de peligro, según el informe preliminar de la Policía.

El barrio donde ocurrió el nuevo ataque es un populoso sector del municipio de Soledad, que forma parte del área metropolitana de Barranquilla, la cuarta ciudad de Colombia.

El comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, brigadier general Mariano Botero, acudió al lugar para ver la magnitud del ataque, que destruyó completamente la sede policial.

Las autoridades investigan si este nuevo ataque tiene relación con el cometido el sábado contra la comisaría del barrio San José que costó la vida a cinco policías y dejó 42 heridos de diversa gravedad.

Tercer ataque

Por último, al menos dos policías murieron este domingo en un nuevo atentado contra una estación de la Policía colombiana en el municipio de Santa Rosa del Sur, en el caribeño departamento de Bolívar, informó esa institución.

El ataque ocurrió contra el puesto policial del municipio de Buenavista, que hace parte de Santa Rosa, confirmaron fuentes de la Policía colombiana.

Según las autoridades, el atentado fue perpetrado cerca de la medianoche local del sábado con un artefacto explosivo y causó la muerte de los agentes Manuel Galvis Contreras y Ferney Alexander Posada.

El gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, calificó la acción de "infame y vil". "Los violentos vuelven a atacar. Infame y vil ataque contra nuestra Policía en Santa Rosa del Sur. Bolívar llora la muerte de dos héroes policías. Pedimos justicia y pronta captura a estos bandidos miserables", afirmó el gobernador en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter.

La Defensoría del Pueblo afirmó que esta última acción y la perpetrada hoy contra dependencias policiales del municipio de Soledad, en el área metropolitana de Barranquilla, con cinco heridos, son "una abierta violación contra los derechos humanos".

"¿Hasta cuándo nos vamos a seguir matando los colombianos?", agregó el organismo en un mensaje difundido en las redes sociales.

El ELN reivindica el primer atentado

El Frente de Guerra Urbano de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se atribuyó la autoría del atentado con explosivos contra una estación de Policía de la ciudad colombiana de Barranquilla que dejó cinco uniformados muertos y 41 heridos.

"El ELN, en ejercicio legítimo del derecho a la rebelión, realizó la siguiente acción militar (...) se atacaron (sic) fuerzas policiales de la estación San José, en el sur de Barranquilla", detalló el grupo en comunicado cuya autenticidad no ha podido ser comprobada.

El grupo agregó que cometió el atentado, que ha generado rechazo y gran conmoción en el país, porque considera que el Gobierno "rehúsa dar respuestas a las necesidades de la población, inventa excusas para no garantizar sus derechos y usa a la fuerza pública para reprimir al pueblo".

"Como ELN, persistimos con la misma determinación, en la solución política al conflicto social y armado que vive el pueblo colombiano, en un diálogo de paz que atienda las voces de los más necesitados y excluidos", agrega el mensaje.