Planta de Opel en Figueruelas.
Planta de Opel en Figueruelas. EUROPA PRESS

El convenio, que afecta a los trabajadores de Opel España, en su mayoría empleados en la planta de Figueruelas, caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte del Grupo PSA. Las negociaciones empezaron en octubre, pero las posturas continúan alejadas. La dirección de la empresa ha puesto como fecha límite para llegar a un acuerdo este lunes, 29 de enero.

El pasado fin de semana, los sindicatos -UGT, CC.OO., OSTA, CGT y Acumagme- decidieron suspender las negociaciones hasta que la dirección aceptase tratar cinco puntos que la representación de los trabajadores había marcado como prioritarios, entre los que hay un plan industrial para asegurar la viabilidad de la planta en los próximos años. En este contexto, PSA anunció la paralización del plan del nuevo Opel Corsa y descartaba más inversiones en la planta.

Aunque las negociaciones parecían haberse roto, gracias a la mediación del Gobierno de Aragón, este viernes las dos partes volvieron a sentarse a negociar, en una reunión que duró unas 12 horas. En ella, hubo una serie de avances, pero los sindicatos, después de mantener diversas asambleas este sábado con sus afiliados, las han calificado de "insuficientes".

La propuesta que ha presentado la empresa recoge un 10 por ciento de rebaja en pluses, congelación salarial en 2018 y 2019 e incremento del 50 por ciento del IPC en el 2020, 2021 y 2022 y de rebaja de una paga que tienen los trabajadores al 50 por ciento.

También hay una serie de propuestas sobre turnos, horas extras obligatorias o la eliminación de plus de calendarios especiales. Sí que ponen en la mesa un plan industrial y modelos en el caso de llegar a un acuerdo competitivo, aunque sin concretar los modelos, y sí que retomaría en el contrato de relevo para los nacidos en el 57. Estos son dos de los cinco puntos que los sindicatos habían acordado como prioritarios en la negociación.

Los tres restantes son que los empleados que han abandonado la fábrica en estos meses, alrededor de 170, vuelvan a ser contratados, un plan de rejuvenecimiento de la plantilla y que afecte a los trabajadores nacidos en los años 1958, 1959, 1960 y 1961 y con salidas pactadas a los 61 años y que las condiciones laborales de los empleados de niveles 6 y 7 estén pactadas y dentro del convenio colectivo.

Además, la empresa plantea unas tablas salariales para los trabajadores que se pudieran contratar nuevos con una escala por debajo de la del resto de empleados.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.