Un servicio de 40 lanzaderas gestionado por la empresa Francisco Toro Funes S.L., con sede en Granada, se encargará de recoger a los pasajeros en el aparcamiento de autobuses y trasladarlos al centro de Cádiz, para dejarlos en dos ubicaciones distintas, una en el Muelle Pesquero y otra en Plaza Sevilla. Este servicio, ha lamentado Fedintra en una nota, supondrá un coste extra de seis euros por cada pasajero, que las empresas de transporte deberán abonar por anticipado, y repercutir a los turistas que visiten Cádiz.

Desde la federación se cuestiona la legalidad de esta actuación llevada a cabo por los Ayuntamientos de Cádiz y Puerto Real, "que debería contar con la autorización de la Junta de Andalucía en base a la Ley de Ordenación del Transporte Terrestres y a la Ley de Transporte Urbano y Metropolitano de Viajeros de Andalucía, y se desconoce que así sea".

"La habilitación de un servicio de transporte metropolitano excede las competencias de un alcalde por salir del término municipal, por lo que el acuerdo de dos ayuntamientos no debe ser suficiente para poner en marcha esta medida, que debe seguir el procedimiento legal", ha señalado el presidente de Fedintra, Antonio Vázquez.

Además, la federación denuncia la "falta de transparencia" respecto al proceso de adjudicación del servicio de lanzaderas a una empresa privada, desconociendo si se ha cumplido la Ley de Contratos del Sector Público.

Sin contar los "graves perjuicios y complicaciones" tanto para los usuarios como para las empresas de autobuses discrecionales, Fedintra muestra su "máxima preocupación" respecto a las condiciones de seguridad que puede ofrecer este aparcamiento, que albergará a 500 autobuses, y la subida y bajada de cerca de 25.000 personas.

"Se desconoce si cumple las medidas legales de accesibilidad para discapacitados, o si la empresa adjudicataria tiene la autorización de transporte para realizar este servicio, y cómo va a garantizar el Ayuntamiento y la Policía Local que los autobuses lanzadera no transporten en cada servicio mayor número de viajeros de los que permita la reglamentación para ese tipo de vehículos", ha manifestado el colectivo.

Vázquez se pregunta "qué medidas de seguridad tendrá el transporte y la subida y bajada de los pasajeros, si tiene esta empresa la autorización para realizar este servicio de transporte metropolitano de alrededor de 25.000 usuarios, con qué justificación legal se ha elegido a esta empresa para el servicio, si cuenta esta actuación con todos los permisos y autorizaciones legalmente obligatorios, si se puede garantizar la seguridad de las personas transportadas en estas lanzaderas o si reunirán los vehículos los requisitos legales y los seguros necesarios para el transporte de 25.000 personas".

"Siempre hemos entrado en Cádiz para dejar a los pasajeros, este año nos lo prohíben, y además ahora tenemos que decirle a los clientes que tienen que coger una lanzadera, esperar las colas y pagar seis euros más. Entendemos que el Ayuntamiento puede y debe tomar medidas de regulación del tráfico, pero siempre conforme a ley y en condiciones de seguridad y calidad de los viajeros", añade el presidente de la federación,

que expone que este planteamiento está ocasionando ya cancelaciones de agencias de viajes y empresas de autobuses discrecionales que han preferido no realizar el viaje.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.