Las hojas de reclamaciones cuentan con un nuevo formato.
Las hojas de reclamaciones cuentan con un nuevo formato. GOBIERNO DE ARAGÓN

La campaña, que ha arrojado resultados satisfactorios, se dividió en dos fases. La primera, de carácter informativo, se completó con la visita a 884 empresas (659 en Zaragoza, 100 en Huesca y 125 en Teruel) y la segunda fase estuvo dirigida a comprobar la corrección de las deficiencias constatadas, que se cumplimentó en 658 de ellas.

En la primera fase se comprobó que el 71,13 por ciento de las empresas cumplían los controles realizados y el resultado final ha sido "muy satisfactorio ya que al final de la campaña el 98,38 por ciento de las empresas cumplen con los requisitos que establece el decreto 150/2016", según ha señalado la directora general de Protección de Consumidores y Usuarios.

Este decreto 150/2016 obliga a los establecimientos a disponer de una dirección postal (que puede ser la del propio comercio), un número de teléfono de tarificación básica y una dirección de correo electrónico, para que los usuarios puedan formular sus consultas y reclamaciones. Son estos tres elementos los que definen el servicio de atención al cliente, sin que la empresa deba crear una unidad diferente en su estructura. En este sentido, se ha comprobado que el 99 por ciento de las empresas disponen de dirección postal y de teléfono y el 95 por ciento ofrecen, además, un correo electrónico.

La regulación de los servicios de atención al cliente y de las hojas de reclamaciones eran uno de los objetivos prioritarios de la Dirección General, ya que las empresas están obligadas a prestar una debida atención a los consumidores, a disponer de un registro de reclamaciones y a dar respuesta a éstas en el plazo máximo de un mes.

HOJAS DE RECLAMACIÓN

"El nuevo formato de hojas de reclamaciones posibilita que una demanda se pueda considerar como una solicitud de arbitraje si ambas partes lo indican en el espacio habilitado", ha señalado la directora general de Protección de Consumidores y Usuarios, Ros Cihuelo.

En la primera fase, sólo el 40 por ciento de los establecimientos visitados disponían del formato actualizado, cifra que se elevó hasta el 98 por ciento al cumplimentar la segunda fase en la que se comprobó que las deficiencias habían sido corregidas.

"A partir de ahora, los servicios provinciales de Ciudadanía y Derechos Sociales comprobarán que las empresas cumplen con la obligación de dar respuesta a las reclamaciones en el plazo máximo de un mes", ha informado Cihuelo. Además, la Inspección de Consumo controlará que las empresas y profesionales cumplimenten el registro de reclamaciones atendidas. En caso contrario, se procederá a adoptar medidas correctoras que podrán materializarse en sanciones económicas.

Ante cualquier incidencia, bien sea por la compra de un artículo o por la prestación de un servicio, el consumidor tiene que trasladarla al responsable del Servicio de Atención al Cliente de la empresa, quien tiene la obligación de dar una respuesta en el plazo de un mes. Si el consumidor no recibe respuesta, o no es de su agrado, puede elevarla ante los servicios provinciales de Ciudadanía y Derechos Sociales.

Además, cualquier consulta puede plantearse ante las oficinas municipales y comarcales de información al consumidor, asociaciones de consumidores y dependencias de la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno de Aragón de las tres provincias. Los consumidores tienen a su disposición el correo consumo.doc@aragon.es y el teléfono gratuito 900 121 314.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.