Un balneario de Lugo.
Un balneario de Lugo. BALNEARIOS DE GALICIA

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha avanzado que Galicia regulará de forma "pionera" el "termalismo" con una nueva ley en el que quedarán definidos los espacios propios de este campo y que "convivirá" con la normativa que regula los balnearios, diferenciando los usos lúdicos de los terapéuticos.

Esta normativa, tal y como ha avanzado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello, se trata de un texto "pionero" en el Estado que servirá para cubrir un "vacío legal" sobre los espacios termales y que va a "definir qué se entiende por espacio termal", diferenciando la especificidad de los balnearios como ámbito de aguas medicinales.

Feijóo ha explicado que en esta normativa quedarán explicitadas las "obligaciones" de quienes ofrecen los servicios de turismo termal, así como los "derechos" de los usuarios de un sector propio en Galicia, a los que se pretende "garantizar" el uso de estos servicios. "Ahora se trata de regular todo aquello que no tiene propiedad mineromedicional, pero es termal", ha explicado en relación a la convivencia de los dos textos, mencionados.

La futura ley velará por la "la salubridad e higiene" de los espacios, "garantizará" la sostenibilidad ambiental para que, por ejemplo, "no se reduzca su caudal" o evitar que se degrade el caudal; protegerá la "integridad del espacio termal"; y "promoverá el desarrollo económico y social".

"Con esta ley, el termalismo gallego gana en seguridad tanto para los promotores, como para los usuarios; gana en blindaje legal y gana en potencial económico y turístico", ha remarcado Feijóo.

AUTORIZACIONES

En su intervención, Feijóo también detalló que los periodos durante los cuales estarán autorizados los proyectos dependerán del suelo donde estén instalados. Si están en suelo público, se otorgará una concesión administrativa por 30 años, prorrogable hasta un máximo de 75; y si está en suelo privado, serán autorizadas por el periodo previsto en el proyecto, revisable como máximo cada diez años.

La norma también recogerá el régimen de inspección y sanciones, y derechos y obligaciones, siendo las más importantes, en palabras del presidente de la Xunta, las siguientes: satisfacer las condiciones higiénico-sanitarias que indique el órgano sanitario, constituir una garantía financiera del 4% sobre la inversión del proyecto; y formalizar un seguro de responsabilidad civil.

Preguntado por esta cuestión en la rueda de prensa, Feijóo no ha podido precisar si actualmente los espacios termales tienen suscritos seguros de responsabilidad civil como se exigirá ahora, pero sí ha dicho que lo que no existía era una normativa como la que se va a aprobar y que va a obligar a concertarlos.

Galicia es la "segunda mayor región termal" de toda Europa y Ourense sólo es superada por Budapest en reserva de aguas y la Comunidad gallega cuenta con 300 captaciones de aguas. Al respecto, Feijóo ha destacado que este proyecto legislativo entronca con el plan 'Ourense, provincia termal' y con otras actuaciones como el primer "ecobarrio gallego", que promueve la Xunta en la ciudad de As Burgas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.