Antón Arias, presidente de la patronal gallega
Antón Arias, presidente de la patronal gallega EUROPA PRESS

La dimisión del presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antón Arias, vuelve a dejar a la patronal ante un horizonte incierto y en medio de una crisis cronificada. Es el tercer abandono en tres años de un máximo representante de la institución, tras el de José Manuel Fernández Alvariño en noviembre de 2015 y el de Antonio Dieter Moure en octubre de 2016.

El coruñés Arias, que ha anunciado su salida coincidiendo con un comité ejecutivo este jueves, ocupaba el cargo desde hace casi un año, ya que fue elegido por los empresarios gallegos el 27 de enero de 2017, en unos comicios en los que fue el único candidato -se presentó a última hora- y tras lograr la mayoría simple de los votos de la asamblea.

Su llegada a la CEG estuvo marcada por la polémica, ya que parte de la confederación -las provincias de Ourense y Pontevedra- denunció una supuesta traición -de A Coruña y Lugo- al pacto alcanzado por los cuatro vicepresidentes que conforman la gestora según el cual la intención era consensuar un candidato conjunto.

Ahora, dimite después de haber conseguido -según reivindica- uno de los dos objetivos que se fijó, el de la viabilidad económica de la organización, pero sin lograr el segundo, la modificación estatutaria, y en medio de un clima de permanente conflicto y división entre el norte y el sur. De hecho, existe un cruce de acusaciones sobre supuestas irregularidades en la gestión de los últimos años.

SE LO COMUNICÓ A FONTENLA

"Prefiero dejarlo". Estas son las palabras que le trasladó Arias a Antonio Fontenla, el presidente de los empresarios coruñeses y líder de la CEG entre 2001 y 2013, quien ganó en dos ocasiones a su histórico rival Fernández Alvariño.

En declaraciones a Europa Press, Fontenla, uno de los principales valedores de Antón Arias, ha explicado que supo de su decisión de dimitir en la mañana de este jueves, cuando le comunicó que quería que fuese "el primero" en estar al tanto.

Con todo, diversas fuentes consultadas por Europa Press daban por hecho esta salida desde hacía semanas o meses, y otras cuestionan que la haya materializado en este momento y no en la última asamblea, celebrada hace días.

"Le pregunté: ¿por qué? Y me contestó: logré uno de mis objetivos", ha expuesto el representante de la confederación coruñesa en las declaraciones a Europa Press. A este respecto, ha subrayado que el cambio de estatutos "es muy difícil" debido a la forma de funcionamiento del ente, y que él tampoco fue "capaz" en 12 años de dos mandatos consecutivos. "Y había paz", ha apostillado.

Preguntado sobre si está dispuesto a volver a tomar el bastón de mando, Fontenla ha afirmado rotundo que "no". Y, sobre si ya maneja algún posible candidato, ha ironizado con que al menos necesita "una noche de reflexión".

CUATRO AÑOS "FATALES"

Eso sí, quien califica los últimos cuatro años de la CEG no ya de "malos" sino de "fatales", Antonio Fontenla, será el responsable, por antigüedad, de la comisión de vicepresidentes que se constituirá en los próximos días como gestora de la institución, tal y como establecen los estatutos.

Ha apuntado al martes o al miércoles como posibles fechas para esa reunión, a la que acudirán Jaime López por la confederación de Lugo y, previsiblemente, José Manuel Pérez Canal y Jorge Cebreiros por Ourense y Pontevedra, respectivamente.

López dejó recientemente la secretaría general de la CEG, entre otras cuestiones, para tratar de deslegitimar las críticas por sus movimientos y proximidad a Arias y Fontenla.

Mientras, Pérez Canal y Cebreiros han mantenido durante el último año una oposición constante a la presidencia de Arias, con momentos de mayor intensidad que precisamente respondieron, en los últimos meses, a la voluntad de reforma estatutaria.

También en declaraciones a Europa Press, el presidente de la confederación ourensana, que se encontraba estos días de viaje en Madrid, ha abogado por "esperar a ver qué dice" Antón Arias, que convocó una rueda de prensa a última hora de la tarde de este jueves.

Por ahora él, según ha asegurado, no tiene "pensado" volver a dar un paso al frente, como ya lo hizo en las elecciones que le enfrentaron al también ourensano Antonio Dieter Moure.

Lo que sí ha manifestado Pérez Canal es que "la cosa no iba bien" desde hacía tiempo en la CEG y que según los estatutos ahora tocarían nuevos comicios, aunque también ha apostado por "esperar".

¿NUEVAS ELECCIONES?

Y es que los estatutos de la CEG recogen que la gestora tendrá desde el momento de constituirse 40 días para convocar un nuevo proceso electoral.

Sin embargo, diversas fuentes consultadas por Europa Press no dan por hecho que esto sea así, y hasta hay quien apunta a la capacidad de gobierno de esta comisión.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.