Así lo ha indicado la Junta en un comunicado en el que ha detallado que esto significa que se inspeccionaron 7.587 vehículos más que en 2016, cuando se revisaron 349.819 vehículos, lo que supone un incremento del 2,17 por ciento.

El delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Manuel Carmona, ha destacado la apuesta por la calidad que realiza la Junta de Andalucía en la prestación de este servicio al ciudadano, prueba de ello es "el alto grado de satisfacción que demuestran los usuarios de nuestra red en las encuestas que realizamos periódicamente".

Según la última disponible, el 92,5 por ciento de ellos se muestra satisfecho o muy satisfecho con el servicio brindado desde Veiasa. Así mismo, ha destacado que el grado de cumplimiento de los cordobeses se sitúa en el 89 por ciento, dos punto por encima de la media andaluza que está en el 87 por ciento.

Carmona ha explicado que en la provincia están realizándose las obras para la nueva estación del polígono Las Quemadas en la capital , "estación que se prevé entre en funcionamiento durante 2018 y que ofrecerá instalaciones más modernas y amplías y una mayor cobertura de líneas a la ciudad y a donde, una vez finalizada, se trasladará la actual ITV Córdoba 2, sita en el Polígono La Torrecilla".

Del total inspeccionados, 90.749 vehículos fueron rechazados, a los que se encontraron 168.751 defectos graves, que tuvieron que ser reparados para superar la inspección, y 269.371 defectos leves. El porcentaje medio de vehículos que no superaron la ITV fue del 25,4 por ciento.

Para el responsable territorial, el porcentaje medio de vehículos que no superan la ITV es considerable y en este sentido "se hace necesario incidir en la necesidad de llevar siempre a cabo un buen mantenimiento del coche, primero y lo más importante, porque supone una garantía de seguridad para sus usuarios, pero también por el ahorro económico en combustible, además del consiguiente beneficio para el medioambiente".

Carmona ha explicado que las inspecciones se realizan a los vehículos con carácter periódico con el objeto de comprobar que reúnen las condiciones técnicas exigidas por la legislación vigente para su circulación por las vías públicas "un requisito obligatorio que pretende que la flota de vehículos sea más segura y menos contaminante".

A las primeras inspecciones hay que añadir 94.402 segundas o sucesivas inspecciones realizadas como consecuencia de no haber superado de forma favorable la primera inspección. Esto hace un total de 463.618 inspecciones realizadas durante el año pasado en la provincia de Córdoba. El grupo más numeroso de vehículos inspeccionados fueron los turismos particulares (246.411 que representan el 68,9 % de las inspecciones), seguido de los vehículos de transporte de mercancías de igual o menos de 3.500 kilo (el 19,7%) y de las motocicletas y ciclomotores (el 5,1%).

Por otro lado, la unidad móvil para vehículos agrícolas, realizó 6.673 primeras inspecciones. Por su parte, la unidad móvil para ciclomotores, inspeccionó 2.377 ciclomotores.

El apartado donde se encontraron más defectos graves fue el de las emisiones contaminantes, con un 23,2 por ciento; seguido de los problemas en el alumbrado y la señalización, con el 20,9 por ciento; neumáticos, ejes y suspensión, con un 18,7 por ciento; y los frenos, con un 12,9 por ciento.

La provincia de Córdoba cuenta con diez estaciones ITV: Baena, Córdoba capital (2), Lucena, Montoro, Peñarroya-Pueblonuevo, Pozoblanco, Priego de Córdoba, Puente Genil y Palma del Río.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.