En un fallo con fecha de 19 de enero de este año, la Audiencia condena a tres años de cárcel a este hombre por un delito de tráfico de drogas, así como a una multa de 150 euros. Contra el fallo cabe presentar recurso de casación en el Tribunal Supremo.

El juez considera probado que en agosto de 2015 el ahora condenado vendió dos papelinas de heroína en dos días diferentes, una valorada en 51,38 céntimos en un aparcamiento del barrio de A Milagrosa y otra en un descampado cercano a la calle Franco por 46,81 euros.

La Sala señala que este individuo "era, desde hacía muchos años, consumidor habitual de estupefacientes", pero "no resulta apreciable la circunstancia atenuante" que pedía la defensa, porque "no hay ni la menor justificación de que precisase la droga en el momento de cometer los hechos".

Según apunta la Audiencia Provincial, uno de los compradores de la droga atribuyó esa adquisición a "una extraña presión policial", la cual, "desde luego", no acepta la Sala porque "se desconoce cuál era la pretensión de la misma, sin que existan ni siquiera atisbos de su existencia".

Además, rechaza el argumento de que fue solo una venta concreta al observar una "actuación reiterada" por producirse "dos supuestos concretos" en diferentes lugares. Con todo, asegura que, dado "la escasa cantidad de lo vendido", se opta por la "concreción mínima de la pena privativa de libertad", es decir, tres años de cárcel.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.