En una nota de prensa, la FEMZ ha expresado su "preocupación" por los efectos del anuncio de Opel y ha advertido de que las repercusiones de esta decisión "irían más allá de la planta zaragozana pues tanto proveedores, como empresas auxiliares se verían afectadas".

La Federación ha recordado que el sector de la automoción es uno de los más importantes de Aragón ya que emplea a más de 25.000 personas y supone el seis por ciento del Producto Interior Bruto de la Comunidad, así como el 35 por ciento de las exportaciones y el 30 por ciento del empleo industrial.

Esta organización empresarial ha confiado, "a pesar de la ruptura en el diálogo, en la capacidad de negociación del sector para solventar el conflicto" y ha pedido "retomar las conversaciones".

El anuncio de la dirección de Opel de este miércoles tiene lugar después de que este martes el comité de empresa comunicara a la dirección la suspensión de la negociación del convenio colectivo hasta que no se trate sobre cinco puntos que entienden prioritarios: el plan industrial, el contrato de relevo, el regreso de los alrededor de 170 empleados que han abandonado la fábrica en estos meses, un plan de rejuvenecimiento de la plantilla y que las condiciones laborales de los empleados de niveles 6 y 7 estén pactadas y dentro del convenio colectivo.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.