El número de empresas que han trasladado su sede social de Cantabria a otras comunidades autónomas a lo largo de 2017 ha ascendido a las 39, mientras que llegaron 67, según datos del Colegio de Registradores.

De este modo, Cantabria ha ganado más empresas de las que ha recibido. La mayoría de las sociedades que se han trasladado fuera de Cantabria han ido al País Vasco -14- y a Madrid -8-.

También se fueron cuatro a Andalucía, tres a Castilla y León, dos a Canarias y dos a Galicia. Asturias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia y Navarra también recibieron a una empresa de la comunidad.

De las que se han trasladado a Cantabria, la mayoría proceden de Madrid, en esta ocasión con 23 sociedades, seguida de las 14 procedentes de Cataluña y de las 12 del País Vasco. También llegaron siete de Castilla y León, cuatro de Asturias, dos de Navarra, dos de Canarias, una de Galicia, una de Andalucía y otra de la Comunidad Valenciana.

Cataluña es la comunidad que lidera la 'fuga de empresas' con 2.536 sociedades que trasladaron su sede social el año pasado, lo que supone un 40,9% del total, a distancia de la siguiente comunidad autónoma, Madrid, con 1.279 salidas, el 20,6% del total. La región catalana registró unas pérdidas de sede social de 1.988 empresas, según datos del Colegio de Registradores.

Además, solo entre el 2 de octubre y el 29 de diciembre solicitaron 3.208 el traslado de sede social en Cataluña, coincidiendo con el proceso independentista, si bien una parte de las mismas se encuentra aún inmersa en el proceso de cambio de domicilio social.

El número de traslados de sede social confirmados y el de solicitudes no coincide, ya que el plazo desde que se solicita el traslado hasta que concluye el proceso puede durar hasta tres meses.

Si se compara el saldo de entradas y salidas, las diferencias son más notables, ya que Cataluña muestra un saldo negativo, con unas pérdidas de sede social de 1.988 empresas, mientras que Madrid muestra un saldo positivo de 1.262 sociedades.

El resto de CCAA muestra saldos más o menos equilibrados, aunque Aragón, Baleares y Comunidad Valenciana, próximas a Cataluña, reflejaron también saldos positivos: Aragón (149 sociedades), Baleares (134) y Comunidad Valenciana (289).

Cataluña lideró la 'fuga de empresas' en el conjunto del año, con 2.536 traslados de sede social, seguida de Madrid (1.279), Andalucía (513), Comunidad Valenciana (324), País Vasco (248), Castilla-La Mancha (239), Castilla y León (219), Murcia (121), Aragón (117), Galicia (111) y Canarias (107).

Les siguieron Baleares (93), Extremadura (83), Asturias (81), Navarra (49), Cantabria (39), La Rioja (30) y Ceuta y Melilla (11).

En cuanto a la recepción de empresas, la región que acogió un mayor número de compañías el año pasado fue la Comunidad de Madrid (2.541), seguida de la Comunidad Valenciana (613), Cataluña (548), Andalucía (547), Aragón (266), Castilla-La Mancha (259), Baleares (227), Castilla y León (221), País Vaco (176), Murcia (160), Galicia (152) y Canarias (109).

A continuación se situaron Extremadura, que recibió 91 empresas, Navarra (86), Asturias (72), Cantabria (67), La Rioja (56), y Ceuta y Melilla (9).

PLAZO DE TRES MESES

El Colegio de Registradores explica que el traslado de domicilio social se inicia con el acuerdo adoptado por el órgano de administración de la empresa, salvo que los estatutos expresamente establezcan esta competencia en la junta.

A continuación, se eleva dicho acuerdo a escritura pública que se presenta en el Registro Mercantil de origen (aquel en el que la sociedad está registrada), solicitando que se expida certificación literal de todas sus inscripciones para su traslado al Registro Mercantil de otra provincia. Esta certificación, en unión de la escritura, tiene que presentarse en el Registro Mercantil de destino antes de que transcurran tres meses.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.