ÞÁngel García Blanco, presidente de Asaja Extremadura
ÞÁngel García Blanco, presidente de Asaja Extremadura EUROPA PRESS

García Blanco ha indicado que en la anterior campaña se sembraron en Extremadura unas 23.600 hectáreas de arroz, para que las que se consumieron unos 259 hectómetros cúbicos de agua, la mayoría de la cuenca del río Guadiana, y que suponen el 22 por ciento del agua que se dedica a todo el regadío en la región.

Ante esto, la organización agraria quiere "dar un ejemplo de compromiso con el cambio climático" y solicita al ministerio y al Gobierno regional que los cultivadores de arroz solo planten el 20 por ciento del total de hectáreas durante un año pero, "lógicamente, deben ser compensados", ha dicho García Blanco.

"Desgraciadamente, el cultivo del arroz es el que más problema plantea desde el punto de vista de consumo y además no se puede sustituir por otro, dado que habría que desnivelar las tierras", ha asegurado al tiempo que reconoce que esta medida de reducir la siembra de arroz puede sonar "drástica" pero "la situación de sequía, obliga a tomar este tipo de medidas".

García Blanco ha recordado que el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), José María Martínez Jiménez, ya ha planteado posibles limitaciones de riego para esta campaña. La situación de esta cuenca, a fecha 15 de enero, es de una capacidad total de 9.261 hectómetros cúbicos, y en la actualidad el agua embalsada es 4.084 hectómetros, lo que supone un 44,10% de su capacidad.

A estas mismas fechas de 2017, el agua embalsada era de 5.450 hectómetros, es decir un 14,74% más y la media de los últimos 10 años ha sido de 6.051 hectómetros de agua embalsada, lo que ascienda a un 21,25% más que la actual.

El consumo para dotación de riegos para un año normal se estima en torno a los 1.150 hectómetros, el mantenimiento de la calidad de las aguas en 800, unos 120 para abastecimiento a poblaciones, otro 80 para cultivos permanentes y en la evaporación se pierden unos 180 hectómetros. Con estos datos, si no lloviera, la reserva a final de campaña sería de 1.754 hectómetros tras un consumo de 2.330.

Esa situación sería "límite" para las comunidades afectadas por la cuenca hidrográfica del Guadiana, fundamentalmente Extremadura. "Por ello hay que ser valientes y adoptar, con previsión, medidas que puedan aliviar la situación. Los agricultores tenemos que dar un paso adelante y tomar decisiones importantes como paralizar algún tipo de riego", ha dicho el presidente de Asaja Extremadura.

Y es que, según ha explicado en rueda de prensa, una hectárea de maíz consume en torno a 6.000 metros cúbicos, una hectárea de tomate gira en 8.000 metros y una de arroz llega a casi 11.000 metros cúbicos. "Desgraciadamente, el cultivo del arroz es el que más problema plantea desde el punto de vista de consumo y además no se puede sustituir por otro, dado que habría que desnivelar las tierras", apunta.

MANTENER AYUDAS

"Creemos que con el apoyo de todos podría lograrse algo ejemplar", destaca García Blanco, que solicita que el Ministerio de Agricultura mantenga el pago asociado del arroz para todas las hectáreas, se siembren o no. El año pasado supuso un importe de 113.87 euros por hectárea, lo que representa la cantidad de 2.688.812 euros.

También solicita que la Junta de Extremadura haga frente a la ayuda agroambiental de este cultivo que es de 240 euros por hectárea, lo que supondría una cantidad de 5.667.120 euros. Y que Confederación Hidrográfica de Guadiana "no cobre durante este año las tarifas de riego y cánones que lleva en sus recibos".

Con la adopción de esta medida, de un modo voluntario, hasta alcanzar un 80% de la superficie de arroz que actualmente se siembra, se conseguiría no sólo mantener la biodiversidad "muy importante" en las zonas arroceras, sino que también "daríamos un ejemplo a España entera de contribución a mitigar los efectos del cambio climático a través de un ahorro de agua histórico", ha señalado.

Para el presidente de Asaja Extremadura, "el regadío es en nuestra región, y esperemos que siga siendo, fuente de desarrollo y prosperidad, pero las circunstancias meteorológicas actuales hacen necesarias la adopción de medidas que, aunque puedan parecer ilógicas para otros tiempos, va a ser necesarias ponerlas en práctica más veces en el futuro".

Consulta aquí más noticias de Cáceres.