Marcaje de un quebrantahuesos
Marcaje de un quebrantahuesos EUROPA PRESS

El objetivo de las capturas ha sido individualizar ejemplares mediante el empleo de marcas. La posibilidad de poder identificarlos permite la obtención de una valiosa información sobre aspectos básicos de la biología de la especie, y muy especialmente sobre su demografía.

Conocer la tasa de supervivencia, las causas de mortalidad, como varía el tamaño del territorio que prospectan los animales según la época del año o cuál es el uso que hacen de dicho territorio, entre otras cuestiones, resulta esencial para diseñar las acciones de conservación más apropiadas.

A estos datos se suman los obtenidos a partir de los análisis genéticos o sanitarios que se obtienen de las muestras de material biológico que se recogen durante la manipulación de los ejemplares, que resultan igualmente cruciales para establecer el diagnóstico de la situación de la población de esta especie emblemática para Aragón.

Como resulta ya habitual en el desarrollo del Plan de Recuperación del quebrantahuesos en Aragón, todas las aves capturadas han sido marcadas con bandas alares de colores con inscripción alfanumérica exclusiva, de dos o tres dígitos, así como con anillas en sus patas con la finalidad de que puedan ser identificadas a cierta distancia.

El avistamiento posterior de los ejemplares individualizados de esta manera, ya sea volando, o posados en comederos de aves necrófagas, permitirá obtener la información básica sobre la especie.

CONTROL SATÉLITE

Los seis ejemplares adultos capturados han sido equipados además con emisores satelitales, que permiten conocer su localización exacta varias veces al día y con ello analizar el detalle del uso del territorio por parte de estas aves. Esta tecnología permite también identificar si los animales marcados participan o no como ejemplares reproductores en la población pirenaica, además de facilitar su pronta localización en caso de muerte, y con ello la identificación de las causas de mortalidad.

En apenas dos meses desde su captura, solo uno de los ejemplares marcados, ha resultado ser reproductor; el resto han mostrado amplias áreas de campeo a ambos lados de los Pirineos, de más de 5.000 kilómetros cuadrados, desplazándose de oeste a este entre Navarra y Andorra y de norte a sur entre Lourdes y Guara.

EJEMPLARES ADULTOS

Uno de los problemas de conservación de la especie en el Pirineo tiene relación con la excesiva proporción de ejemplares adultos -con más de 7 años de vida- que no se han reproducido nunca, y que, por tanto, no están integrados en ninguna de las, aproximadamente, 140 unidades reproductoras conocidas de la especie en todo el Pirineo, en torno a 72 de ellas en Aragón.

Este fenómeno tiene que ver con algo más complejo, que se conoce como densodependencia y que pone en marcha todo un conjunto de mecanismos de autorregulación demográfica en la población, que conduce al descenso de la productividad de la especie, tal y como está ocurriendo en los últimos años.

El incremento en el número de adultos no reproductores es uno de esos factores que influyen en los mecanismos de autorregulación, pero también lo son otros como el incremento de la edad de primera reproducción (edad en la que un ejemplar es padre o madre por primera vez) que ha pasado de los 8 años en la década de los años 90 del pasado siglo a los más de 11 años en la actualidad, o el aumento en la proporción de unidades reproductoras que de manera habitual fracasan en su intento de reproducirse.

El equipo encargado de la captura, manejo y marcaje de los ejemplares ha estado formado por un biólogo del Servicio Provincial de Huesca, dos técnicos de la empresa pública SARGA y varios agentes de protección de la naturalez.

CONSERVACIÓN DE LA ESPECIE

Desde el Gobierno de Aragón se trata de apoyar la conservación de la especie, adaptando las acciones de conservación a la información que los esfuerzos de seguimiento han ido aportando a lo largo de los años, pensando para ello no solo en el contexto regional, sino también en un contexto nacional e incluso europeo.

La aportación de ejemplares irrecuperables de quebrantahuesos al programa de cría europeo de la especie que encabeza la Fundación para la Conservación de los Buitres o la participación en el programa LIFE + Red Quebrantahuesos, liderado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), a través de la incubación de huevos procedentes de parejas con fracaso reiterado en el Pirineo aragonés, la cría de los pollos nacidos y su posterior reintroducción en el medio natural en el Parque Nacional de Picos de Europa, está consiguiendo más que gratificantes resultados en el intento de devolver a esta especie a los paisajes de la Cordillera cantábrica.

Para este último proyecto, Aragón ha aportado hasta el momento 17 ejemplares, estando a punto de comenzar una nueva temporada de intervenciones y cría en cautividad.

Consulta aquí más noticias de Huesca.