"Hemos abierto un expediente de investigación. La empresa nos lo comunicó inmediatamente porque se debió a un fallo de tensión de corriente. Los gases hay que sacarlos y quemarlos para evitar problemas de seguridad y sobrepresión", ha indicado.

Según Marañón, "esas instalaciones son ya antiguas, tienen sus años y por eso tienen fecha de caducidad, por eso se están construyendo las nuevas en Gijón". La directora del Principado ha apuntado que no se sabe aún si el incidente pudo tener relación con la edad de las baterías o a lo mejor se debió simplemente a un corte de corriente, sin tener nada que ver con la edad de las baterías.

Consulta aquí más noticias de Asturias.