Eroski y sus clientes han donado más de 7.000 toneladas de alimentos destinados a los colectivos más desfavorecidos durante el 2017, cifra que equivale al consumo de alimentos de 4.341 familias a lo largo del año. De esta donación, más de 4.755 toneladas han sido donados por Eroski dentro del programa "Desperdicio Cero", que garantiza que ningún elemento apto para el consumo es desechado en las tiendas de la cadena de alimentación, sino que es donado a organizaciones sociales del entorno cercano de cada tienda.

En un comunicado, el director de Responsabilidad Social de Eroski, Alejandro Martínez, ha indicado que desde Eroski creen "fundamental contribuir entre todos a alcanzar una sociedad más justa y cohesionada". Por ello, ha destacado, tienen "un compromiso con la sociedad en la que la acción solidaria con los más necesitados ocupa un lugar destacado y responsable en colaboración con diferentes organizaciones sociales". "Hemos sido pioneros dentro de nuestro sector en España en alcanzar el desperdicio cero en toda nuestra red de tiendas", ha señalado.

Eroski colabora con FESBAL (Federación Española de Bancos de Alimentos) para desarrollar el programa "Desperdicio Cero". Para el Banco de Alimentos, ha dicho el presidente de FESBAL, Nicolás Palacios, "es fundamental la colaboración de empresas como Eroski, que prestan su ayuda en campañas especiales como la Gran Recogida y a lo largo de todo el año a través del programa de donaciones Desperdicio Cero". "Muestra un compromiso contra el despilfarro de alimentos que está en la esencia del espíritu de ambas organizaciones", ha afirmado.

La cooperativa desarrolla un protocolo de actuación que vela "escrupulosamente" por la seguridad alimentaria de los productos donados. En el caso de los alimentos frescos, garantiza el mantenimiento adecuado de la cadena de frío también en la entidad receptora de la donación que debe asegurar que cumple las mismas garantías en su transporte e instalaciones.

Dentro de este programa, todos los alimentos que dona Eroski son productos frescos y de alimentación que la cooperativa retira de sus lineales para cumplir su compromiso de frescura máxima con sus clientes, o simplemente porque su envase presenta una pequeña deficiencia como puede ser una simple abolladura o rotura de embalaje que impide su venta. Todos los alimentos que dona Eroski están siempre dentro de la fecha de caducidad o de consumo preferente y en "perfecto estado".

A la cantidad de más de 4.755 toneladas donadas a través de este programa de "Desperdicio Cero", se le suman más de 2.437 toneladas que han sido recaudadas a través de las distintas campañas de recogida, como la "Operación Kilo" o "La Gran recogida". Esta última se celebró el pasado diciembre y participaron cerca de 460 establecimientos Eroski, Vegalsa y Caprabo a favor de Bancos de Alimentos.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.