JOYAS INCAUTADAS
JOYAS INCAUTADAS POLICÍA NACIONAL

Según ha informado este cuerpo de seguridad en un comunicado, después vendieron las alhajas ocasionando un perjuicio de 40.000 euros a las víctimas, cuyas familias no se percataron de las sustracciones hasta que fueron informadas por la policía.

Las investigaciones se iniciaron al detectar los policías una serie de venta de joyas en las que no parecían encajar los datos de la inscripción de un colgante de oro con la persona que la había vendido.

Averiguaron entonces que la persona que había vendido la placa había realizado numerosas ventas de lotes de joyas en varios establecimientos de compraventa de oro. La mujer y su hijo habían obtenido 40.000 euros.

Los policías lograron averiguar la identidad de las propietarias de las joyas y vieron que ninguna de ellas había denunciado la pérdida o robo, descubriendo que la sospechosa tenía acceso a los domicilios ya que realizaba labores de limpieza. Tras localizar a los sospechosos, fueron detenidos este miércoles y se realizó un registro domiciliario en el que los agentes intervinieron joyas y bisutería de las víctimas valoradas en 2.000 euros que fueron entregadas a sus legítimos propietarios.

Una de las familias perjudicadas contó que la madre sí había detectado la falta de parte de sus joyas pero no la creyeron al haber sufrido un ictus, dándose cuenta ahora de que la víctima estaba en lo cierto.

Consulta aquí más noticias de Valencia.