El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron
El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Pamplona ha colocado este jueves dos placas en memoria las víctimas de ETA Alfredo Aguirre Belascoain, de 14 años, asesinado en la Bajada de Javier el 30 de mayo de 1985, y el agente de la Policía Nacional Ángel Postigo Mejías, asesinado en el barrio de Rochapea el 15 de junio de 1980.

La colocación de estas placas, que se encuentran en la calle Bajada de Javier, 16, y en la intersección entre Marcelo Celayeta y Bernardino Tirapu, se produce después de que el Consistorio haya mantenido una reunión con las familias y haya recibido su consentimiento expreso.

En ambos casos el contenido del texto bilingüe establece 'En memoria de' con el nombre de la víctima; las fechas de nacimiento y muerte de la persona y las palabras 'víctima de ETA', en castellano y euskera. El alcalde ha situado esta iniciativa en la línea de trabajo municipal por el reconocimiento, justicia y reparación de todas las víctimas.

Así lo ha anunciado este jueves en rueda de prensa el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, que ha recordado que la colocación de estos reconocimientos da cumplimiento al acuerdo que tomó la Junta de Portavoces del Ayuntamiento el pasado 23 de marzo y que refrendaba la decisión del Parlamento de Navarra para toda la Comunidad foral que instaba a instalar placas en los lugares donde ETA hubiera perpetrado asesinatos. Así, el Consistorio solicitó el pasado 16 de noviembre al Ministerio del Interior los contactos con los familiares de las personas asesinadas.

Una solicitud que, de momento, no ha tenido respuesta, si bien, Asiron ha indicado que "algún contacto que hemos mantenido posteriormente nos ha venido a confirmar de que esa petición se ha cursado". "Somos conscientes de que contactar con 27 familias y obtener una respuesta no es algo que se pueda gestionar de la noche a la mañana", ha reconocido el alcalde que ha esperado "que vayan llegando las direcciones".

"Nuestra intención de que esas placas estuvieran colocadas a fin de año se vieron obstaculizadas por esta necesidad de recuperar las direcciones", ha señalado.

El Consistorio pretende ir colocando estas placas "en función del ritmo en que se vayan recibiendo los datos de los familiares de las víctimas y podamos contactar con ellos", con el objetivo final de "que cuando este proceso culmine podamos hacer un acto público oficial unitario de homenaje y recuerdo a todas estas víctimas".

"Más allá del mandato que nos constaba del Parlamento", el inicio de este proceso de recuerdo a las víctimas de ETA "supone un paso relevante en esa reivindicación de memoria, dignidad, reconocimiento y reparación para todas las víctimas", ha destacado Asiron que ha afirmado que este proceso supone "no sólo una obligación moral sino toda una satisfacción y un motivo de orgullo".

Joseba Asiron ha explicado que la colocación de estas dos placas se produce tras mantener el Consistorio un encuentro con las familias de las víctimas y recibir su consentimiento expreso. El Ayuntamiento ha mantenido hasta ahora contactos con cinco familias de Pamplona que ha podido localizar, tres de las cuales se han negado a este reconocimiento. Una decisión que Asiron respeta si bien ha destacado que "no tira la toalla". En uno de estos casos, ha explicado el alcalde, la negativa se ha producido "no tanto por una cuestión política sino porque preferían no tener un recordatorio perenne de su sufrimiento".

Para el alcalde de Pamplona, "la parte más satisfactoria ha sido el contacto con las víctimas". Dos encuentros "cargados de emoción y de dolor" que "guardan dentro muchos momentos que será muy difícil que olvide".

En su opinión, "queda mucho por hacer" y "esto no es más que el inicio de un proceso largo, necesario y justo". Además, ha incidido en que "lo más importante es avanzar en la convivencia" e "intentar construir una sociedad pamplonesa en la cual el dolor, la violencia y las muertes injustas no sean más que un doloroso pasado, sin renunciar a la memoria". "Si no somos capaces de hacerlo por nosotros sí al menos merece la pena intentarlo por nuestros hijos", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Navarra.