El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha firmado este jueves junto a las tres diputaciones forales y Eudel el Pacto por la Familia e Infancia, que tiene como objetivo, impulsar una acción coordinada de políticas dirigidas a elevar las bajas tasas de natalidad de Euskadi y a apoyar a las familias con hijos, con medidas como el aumento a tres anualidades de las ayudas por segundo hijo.

Con la presencia de representantes de organizaciones sociales y del tercer sector, los diputados generales Ramiro González, Unai Rementería y Markel Olano, el presidente de Eudel Imanol Landa, la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y el lehendakari han ratificado el acuerdo aprobado el 20 de diciembre por el Consejo Vasco de Familia.

En su intervención, Urkullu ha agradecido a las administraciones públicas y a las entidades sociales que trabajan en el ámbito de la familia e infancia las aportaciones recibidas y "el espíritu de trabajo compartido -'auzolana'-, que han contribuido al Pacto "en un compromiso institucional y social de largo alcance". "Nuestro objetivo compartido es ayudar y favorecer a las Familias y la infancia en Euskadi. Este es el 'bien común' que queremos impulsar", ha subrayado.

Según ha explicado, este Pacto se asienta en un diagnóstico compartido y articula una acción coordinada de políticas que responden a la persistencia de los obstáculos que dificultan que las personas puedan iniciar su proyecto familiar y tener el número de hijos e hijas deseado, esto es, las bajas tasas de natalidad.

En este sentido, ha recordado que en Euskadi nacen unos 18.000 niños por año, la media de edad de maternidad es de 33,4 años y la tasa de fecundidad es de 1,39.

Asimismo, Urkullu ha destacado las "dificultades para romper la transmisión intergeneracional de las desigualdades como consecuencia de las carencias económicas de las familias con hijos e hijas".

LOS VALORES

Urkullu ha destacado que los valores fundamentales que integran este Pacto son "respeto, igualdad, reconocimiento, solidaridad y autonomía". De esta forma, se contempla el respeto a la libertad de decisión y elección sobre el proyecto familiar; a los derechos de todos los miembros de la familia; y a la diversidad y tratamiento igualitario a los diferentes tipos de familia.

Además, defiende la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres, y corresponsabilidad; el reconocimiento del papel de la familia como agente de solidaridad generacional, y como transmisora de los valores de libertad, solidaridad, respeto, tolerancia, igualdad, pluralidad, participación y convivencia.

También muestra su solidaridad con las familias en situaciones de especial vulnerabilidad o riesgo de exclusión y defiende la autonomía de todas y todos en orden a su pleno desarrollo personal dentro del ámbito familiar.

El Lehendakari Urkullu ha insistido en que "aumentar la natalidad e incrementar las ayudas a familias con hijos e hijas constituye un Objetivo de País" y ha subrayado que este Pacto por las Familias y la Infancia "nos acerca a Europa" y tiene por objeto "adaptar nuestras políticas sociales al paradigma de inversión social, promovido por las instituciones europeas".

"La característica de este nuevo paradigma es la transición de unas políticas orientadas a la reparación a otras orientadas a la preparación", ha explicado.

En este sentido, Urkullu ha defendido que "Euskadi, como parte de la sociedad europea, tiene el reto de desarrollar políticas de carácter social, cultural y económico que afronten el progresivo envejecimiento de la población y la necesidad de fomentar la natalidad".

AUMENTO DE AYUDAS POR HIJO

El lehendakari ha informado que este Pacto se concretará en el Plan de actuación para esta legislatura en el ámbito de apoyo a las familias y a la infancia que se aprobará dentro del primer trimestre del año y ha recordado que, entre otras medidas, recogerá un aumento de 2 a 3 anualidades en las ayudas por la segunda hija o hijo, lo que supondrá una inversión adicional de hasta 5 millones de euros al año.

Además, ha explicado que el Pacto firmado este jueves da lugar a acciones, compromisos y presupuestos específicos que se

materializarán en el IV Plan de Apoyo a las Familias, "la hoja de ruta para avanzar en la consecución del decálogo de los compromisos que hoy adquirimos".

Las instituciones vascas se comprometen a garantizar unos recursos económicos mínimos a todas las familias con hijos e hijas y prevenir la pobreza infantil, con respeto a la diversidad familiar; y a facilitar que padres y madres puedan dedicar a sus hijos e hijas todo el tiempo necesario, fomentando una organización del tiempo social más adecuada y favoreciendo una organización corresponsable.

También abogan por favorecer la emancipación juvenil y los proyectos de vida autónomos, para facilitar la formación de nuevas unidades familiares que puedan, si lo desean, tener descendencia; y a reforzar los programas de parentalidad positiva, salud infantil, prevención de conflictos y mediación familiar, de cara a reforzar las capacidades parentales y educativas de padres y madres.

El decálogo de compromisos también apuesta por favorecer que todos los niños y niñas puedan recibir servicios de atención infantil de calidad que resulten accesibles y asequibles; y reorientar las políticas educativas y profundizar en un sistema escolar inclusivo y coeducador, capaz de garantizar la equidad y compensar las dificultades del alumnado en situación de desventaja social y económica.

Las instituciones también tratarán de favorecer el acceso de niños, niñas y jóvenes, en igualdad de condiciones, a una oferta más amplia de recursos y equipamientos socioeducativos, deportivos, culturales y de ocio; y primar la colaboración dado el carácter multidimensional de las materias que afectan a las políticas públicas -perspectiva de género, educación, igualdad, salud, vivienda, servicios sociales, cultura o empleo-.

Finalmente, impulsarán la sensibilización de los agentes privados relacionados con estas materias, en especial los implicados en las relaciones laborales, como los sindicatos y las asociaciones empresariales; y apostarán por mejorar la gobernanza de las políticas de familia e infancia.

"Este Pacto responde a un reto de País y supone un compromiso público y reconoce la importancia de las familias como núcleo de relación humana, educación social, afectiva y comunitaria; apuesta por facilitar la realización de un proyecto familiar en las mejores condiciones de vida y se centra en el reto demográfico y la apuesta por la juventud, una prioridad compartida en nuestra visión de futuro de Euskadi" ha concluido el lehendakari.

Consulta aquí más noticias de Álava.