Un dispositivo policial formado por agentes de la Policía Local y la Nacional vigilarán en Fallas que el transporte pirotécnico se lleve a cabo correctamente. Por ello, durante la primera quincena de enero se pondrá en marcha una comisión técnica, formada por el Consistorio, Junta Central Fallera y los agentes de seguridad para establecer el número de policías y las zonas de actuación.

Se controlarán los casales falleros para ver si cumplen con la normativa 

Con ello se pretende disminuir el riesgo de accidentes, como el ocurrido en marzo en la calle Azcárrega, lugar en el que explotó un vehículo cargado de material pirotécnico.Así como controlar el almacenamiento y el traslado de todo el material.

En la comisión de seguridad de ayer también informaron del incremento de , un total de 300 agentes más, en el centro y en los mercados hasta el 6 de enero.