Un feriante acusado de matar a otro de un golpe en la cabeza en la localidad de Quión, en Touro (A Coruña), en agosto de 2016 ha alegado, en el juicio, que solo empujó a la víctima para defenderse de un "agarrón sorpresivo", lo que hizo que este se cayese y se diese un golpe en la cabeza

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido este martes el juicio contra el hombre para quien la Fiscalía solicita 13 años de prisión por un delito de homicidio por haber matado a otro de un golpe en la cabeza con un nivel de aluminio de 50 centímetros de longitud.

Sin embargo, ante el tribunal, el acusado ha negado haber golpeado al otro feriante, al que conocía desde hacía unos 20 años al coincidir ambos en las ferias de varias localidades, y con el que nunca tuvo ningún tipo de enfrentamiento.

El acusado, J.A.A., nacido en Portugal, ha relatado como el 1 de agosto de 2016 cuando se celebraban fiestas en la localidad de Quión la víctima lo abordó de forma inesperado, gritándole que "quería mi sitio, en el que yo estaba montado desde hace siete años".

Acto seguido -ha declarado el acusado- la víctima lo "agarró" con las dos manos con el ánimo de enzarzar una pelea. "Me agarró de lado y lo aparté con fuerza. Lo empujé y se cayó, y después me fui para no tener más problemas", sostiene el procesado.

En su declaración, ha afirmado que la víctima lo agarró "de lado sorpresivamente" y "lo único" que hizo él fue "apartarlo" sin llegar a ver cómo se caía al suelo.

"No vi dónde caía, ni siquiera lo vi en el suelo. Con el empujón que le di se tuvo que caer", ha indicado el procesado, que creía que la víctima "se iba a levantar y nos íbamos a enzarzar". "Para evitar esos problemas, cogí el coche y me fui", ha abundado.

Tanto Fiscalía como acusación particular sostienen que el acusado golpeó en la cabeza con un nivel de aluminio a la víctima, que tuvo que ser evacuada en helicóptero al Complexo Hospitalario Universitario de Santiago, en donde falleció el 7 de agosto, debido al traumatismo cráneo-encefálico grave sufrido.

La Fiscalía solicita 13 años de prisión por un delito de homicidio, mientras que la acusación particular califica los hechos de asesinato con alevosía, por lo que pide hasta 25 años de cárcel. El juicio, que se celebra con jurado popular, continuará este miércoles.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.