'Armani', el mono capuchino
'Armani' es observado por su dueña poco después de volver a casa. YAHOO! NOTICIAS / AFP

La historia de un pequeño mono capuchino, cuya dueña litigó para conservar su custodia como la de un hijo, refleja la nueva dimensión del derecho de los animales en EE UU.

"Si pudiera hablar, diría: ´muchas gracias por haber peleado para que vuelva a casa´", asegura Elyse Gazewitz, dueña de ´Armani´, mono capuchino de 19 meses a quien hace jugar sobre sus rodillas en su casa de Rockville, en el estado de Maryland.

Fue capturado por las autoridades en mayo

´Armani´ fue capturado por las autoridades en mayo, dado que una nueva ley del condado de Montgomery no permite poseer animales de ese tipo.

Gazewitz se lanzó entonces a una batalla judicial de siete meses para recuperar la custodia del animal. La semana pasada, un juez del condado finalmente se la concedió.

El monito le da besos en la mejilla

Tras su regreso a casa, ´Armani´ se encontró con una sala de juegos instalada especialmente para él, que costó a su dueña el módico precio de 4.000 dólares (unos 2.780 euros), según publica Yahoo! Noticias.

"Es mi compañero, mi mejor amigo, mi familia. Es un gentil muchacho que no se merecía esta pesadilla", asegura Gazewitz, mientras el monito se sube a su hombro y le da un beso en la mejilla.