Los hechos por los que el narco cambadés denunció a Carmen Avendaño se remontan a marzo de 2017. A los pocos días de obtener la libertad condicional Oubiña concedió una entrevista radiofónica en una emisora de ámbito nacional. En el transcurso de la misma la responsable del programa introdujo una grabación en la que la presidenta de Érguete aseguraba tener conocimiento de que Oubiña "también ha traficado con otro tipo de drogas" y no sólo con cannabis.

El demandante considera que esa afirmación atenta "contra la protección del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen", ya que de las tres sentencias en las que ha resultado condenado, dos están relacionadas con el tráfico de hachís y una con el blanqueo de capitales derivado de éste. Por tal motivo, interpuso una demanda contra Carmen Avendaño, a quien reclama una indemnización de 150.000 euros.

En su escrito de acusación, Laureano Oubiña subraya que nunca ha sido condenado por traficar con otro tipo de drogas que no sea el hachís y que "en consecuencia, la afirmación vertida por la demandada al aseverar que sí lo hizo es infame, perversa y maligna". La demanda también incide en que las condenas que pesan sobre el narco cambadés "son muy diferentes" a las sentencias de condena por tráfico de estupefacientes de las que sí causan grave daño a la salud".

DAR LA CARA

Aunque no está obligada a asistir a la vista previa, Carmen Avendaño ya ha adelantado que sí que acudirá este martes al juzgado de Vilagarcía "para ver qué pasa y para ver si él también da la cara".

La presidenta de Érguete ha manifestado en varias ocasiones estar convencida de que "el motivo de la denuncia interpuesta contra ella no es por una cuestión de honor, sino por un ajuste de cuentas" contra una de las personas que más activamente contribuyó a desatar la 'operación Nécora', en junio de 1990.

En aquella época, Carmen Avendaño era la responsable del colectivo de madres contra la droga y encabezó una histórica protesta a las puertas del pazo de Baión, cuyo propietario era entonces Laureano Oubiña.

Tras las condenas del narco, el emblemático pazo fue intervenido y posteriormente subastado y vendido a la cooperativa vitivinícola Condes de Albarei. Después de la venta se organizó un acto simbólico de acceso a la propiedad y fue precisamente Carmen Avendaño la persona elegida para abrir el portalón del pazo, a modo de victorioso alegato.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.