El puente se trata de una obra del artista noruego Vebjorn Sand (inglés) inspirada en un diseño realizado por Leonardo da Vinci en 1502 para unir las dos orillas del Cuerno de Oro de Estambul, y permanecerá a la vista del público hasta que se derrita.

El propósito es advertir al mundo sobre el calentamiento global. El puente es una réplica de otro que el mismo artista construyó en un glaciar de la Antártida hace un año, y que espera que no se derrita nunca.

En cambio, el de Nueva York "está destinado a fundirse para mostrar que la Antártida puede desaparecer", dijo Sand en la inauguración de la obra, recalcando la "fragilidad de la belleza" de las regiones polares.