La cantante y líder de The Cranberries Dolores O'Riordan ha muerto súbitamente este lunes en Londres a los 46 años donde se encontraba efectuando "una breve sesión de grabación". Todavía no se han dado más detalles de su muerte.

En un corto comunicado, la familia de la cantante afirma estar "devastada" al escuchar esta noticia y ha pedido privacidad en estos difíciles momentos.

Dolores Mary Eileen O'Riordan Burton (Limerick, Irlanda, 1971) entró a la banda The Cranberries en 1989 y consiguieron el éxito mundial en los años 90 gracias a discos como No Need to Argue o Everybody else is doing it, so why can’t we?.

El grupo ha escrito en sus redes sociales una publicación en la que cuenta que la cantante ha fallecido. Desde que se ha anunciado su muerte, su nombre y el de la banda han sido de lo más comentado en Twitter durante la tarde de este lunes.

En 2004, el grupo decidió separarse y O'Riordan comenzó una carrera en solitario en 2007. 2009 fue el año de la primera reunión de la banda y el pasado mes de mayo habían cancelado la gira de su último álbum, Something Else, debido al estado de salud de la cantante por razones médicas.

"Estamos trabajando para reprogramar todos los conciertos en futuras fechas e informaremos de las novedades tan pronto como nos sea posible. Las entradas que ya hayan sido adquiridas, serán válidas para las nuevas fechas. Sentimos los inconvenientes que podamos causar, pero la salud de Dolores es una prioridad para todos" aseguraba el comunicado.

El pasado 20 de diciembre, O'Riordan escribió una publicación en el Facebook de la banda en la que decía encontrarse bien. "He tocado unas pocas canciones en la fiesta anual de Billboard en Nueva York. ¡Lo he disfrutado mucho!"

En cuanto a su vida personal, la vocalista padecía trastorno bipolar, y fue multada a pagar 6.600 dólares por agredir a un policía irlandés y a una azafata en un vuelo en noviembre de 2014. Según informaron las agencias de noticias, O'Riordan no tuvo condena de cárcel debido a esta enfermedad.

En el diario irlandés Independent confesó que sufrió abusos sexuales por parte de un vecino de la familia entre los 8 y 12 años.