El socio y gerente de una distribuidora editorial acusado de apropiarse indebidamente, en 2009, con 327.000 euros de un proveedor, ha negado haberse quedado con ello y dice que, cuando se decidió cerrar la empresa, todos los fondos se destinaron a atender obligaciones de pago que se pudo con empleados, clientes, proveedores y con la Administración "hasta que se acabó el dinero" y no se pudo pagar al denunciante.

En el juicio, el acuso ha explicado que, a la hora de atender dichas obligaciones, "priorizó" y decidió atender primero las que había con trabajadores, clientes y entidades públicas que las que tenía con algunos proveedores, como era el denunciante.

"Me habré confundido o no, pero lo último para mí eran los provedores", ha reconocido el acusado, que era uno de los tres socios-trabajadores que fundaron la distribuidora en 1982.

Concretamente, el proveedor que lo ha denunciado era una compañía editorial que le surtía de cromos, álbumes y otros productos editoriales para que los distribuyera por kioskos y otros puntos de venta en Cantabria, a los que facturaba por la parte de este material que éstos vendían.

También le proporcionaba terminales de recarga de móviles y de tarjetas del bonobús que la empresa del acusado instalaba en los puntos de venta y, posteriormente, les facturaba los importes de las recarga y se los transfería a la compañía denunciante tras descontar una comisión.

Sin embargo, en el verano de 2009, la empresa del acusado no transfirió a la compañía editorial el dinero de las colecciones de cromos y los terminales de recarga de móviles y de los bonobuses, por un importe de unos 327.000 euros.

Ahora esta empresa, con la que llevaba trabajando desde los inicios de ésta, le acusa de haberse aprobiado de esa cantidad en beneficio propio, algo que el hombre niega.

En el juicio, el acusado ha explicado que "en la última semana de julio o primera de agosto de 2009", y por "causas ajenas" como la crisis económica y su efecto en el mercado editorial, él y sus socios, tras llevar desde 2007 con pérdidas y ante las perspectivas futuras de su negocio, decidieron que había que "echar el cerrojo".

Ha explicado que entonces los fondos de los que disponían se destinaron a atender las obligaciones de pago que se pudo "hasta que se acabó el dinero" y no se pudo hacer frente a más obligaciones, como la que se tenía con este proveedor. Por ello, considera que lo que hay con esta empresa es una deuda mercantil.

Ha reiterado que su empresa siempre tuvo hasta el "fatídico" 2009 una "trayectoria impecable" y había cumplido "escrupulosamente sus compromisos de pago con todos sus proveedores, sin excepción", incluida la empresa que ahora lo denuncia. Y ello, pese a que había clientes que también le adeudaban cantidades.

Por ello, ha considerado "kafkiano" estar en esta situación, en la que la Fiscalía le pide cuatro años y tres meses de cárcel y 13.500 euros de multa por delitos de apropiación indebida e insolvencia punible, una pena que la acusación particular eleva a 7 años al considerar que, aparte de esos dos delitos, es autor también de uno de estafa agravada.

Además de apropiarse del dinero de este proveedor, al gerente de la empresa se le acusa de haber realizado en 2009 y 2010, cuando la compañía ya estaba en quiebra, varios actos dispositivos tendentes a vaciar los activos de la empresa, como dinero o coche, y disponerlo en su propio beneficio.

En este sentido, el acusado ha reconocido haber cobrado a finales de 2009 un cheque de 60.000 euros de su empresa, pero ha explicado que fue en concepto de "indemnización" por los servicios que había prestado a la empresa durante los 27 años en los que, a pesar de ser socio, solo había cobrado el sueldo de trabajador pero no beneficios.

Ha señalado que era algo que ya había hablado y acordado con otro de los socios, ahora fallecido, por lo que decidió cobrarlo al verse que, al cerrar la distribuidora se queda "con el cielo arriba y la tierra abajo".

Está previsto que el juicio, que se celebra en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, continúe este martes, a partir de las 9.30 horas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.