Así lo pide el Consistorio en un comunicado remitido a los medios de comunicación en el que también demanda al Gobierno regional la realización de mediciones diarias de los fisurómetros instalados en este inmueble situado en la calle Laguna La Colmada, desalojado en la madrugada del miércoles al jueves.

En cuanto a las viviendas a las que, por el momento, no pueden regresar sus inquilinos, son las que se encuentran a más de 25 metros de la escalera que sí permanece en uso, al incumplir con lo dispuesto sobre recorridos de evacuación, de acuerdo con el Código Técnico, según fuentes municipales.

Esta restricción se producirá hasta que Gicaman dé una solución a las vías de evacuación, según las mismas fuentes municipales.

Tampoco pueden regresar aquellos vecinos cuyas viviendas presentan los daños más importantes, al ser colindantes a la escalera más dañada.

Las viviendas colindantes a la escalera, que presentan daños más importantes, no podrán ser ocupadas hasta que se realicen tanto las reparaciones de consolidación y refuerzo del área de escalera dañada, así como las reparaciones de todos los elementos dañados en el interior de las mismas.