El Gobierno municipal pide una mesa de trabajo. Como si fuera el Guadiana, que aparece y desaparece, el polémico asunto de las parcelaciones ilegales vuelve a protagonizar el enfrentamiento político. El presidente de la Gerencia de Urbanismo, Andrés Ocaña, reclama a la Junta que se siente a negociar con ellos y con los propietarios de las construcciones ilegales ubicadas en el entorno de Medina Azahara para poder llegar un acuerdo.

Ocaña acusa a la Junta de no haber dado una solución a este problema desde que se ampliara en 2001 la zona de protección en los alrededores de la ciudad palatina.