Será presidente del Centro Asturiano de Oviedo un tercer mandato más gracias al apoyo del 75% de los cerca de 14.500 socios de la institución. Tras meses de agitada campaña electoral, Alfredo Canteli se tomará estas Navidades un breve respiro.

¿Satisfecho del resultado?

Mucho. He tenido un respaldo mayoritario de los socios. Aunque las urnas son un riesgo, nunca tuve temor a perder. Esperaba un resultado bueno, pero no tanto apoyo. Confiaba en que los socios reconocieran el trabajo de otros años, aunque no tenía tanto respaldo económico para la campaña como mi rival.

¿Y qué opina de la participación en las elecciones?

Un 30% de los socios es mucho para una institución como ésta. El Centro Asturiano es una excepción, y, además, se creció un 10% respecto a hace cuatro años.

¿Qué va a hacer ahora?

A partir de ahora, descansar y rematar el ejercicio con la junta directiva.

¿Cuáles serán los proyectos más importantes?

Los temas cruciales son el pabellón infantil y la piscina climatizada. Soy un fanático de los jóvenes y de los niños del centro, mucho de lo que se va a hacer está pensado para ellos, como el coro infantil y los grupos juveniles de montaña.

¿Y para los mayores?

Para los mayores, seguiremos con excursiones, campeonatos, torneos de todo tipo... y más cosas que saldrán.

¿Es posible recuperar el entendimiento con los otros centros asturianos?

Lo he dicho siempre, cuando quieran que las relaciones se normalicen, estaremos encantados. Siempre defenderé los intereses del Centro por encima de todo, y nos han hecho mucho daño.

BIO

Tevergano, de 61 años, fue banquero hasta dedicarse en exclusiva al Centro Asturiano. Otra pasión, su jardín.