José Manuel, de 37 años y apodado El bueno, mató ayer con un pico a su hermana embarazada, de 26 años, después de que ésta y su madre le recriminaran que no quisiera ir a los juzgados a declarar por haber empotrado su coche días antes contra la propiedad de un vecino. Ocurrió en Oliva de la Frontera (Badajoz). José Manuel «perdió la cabeza», según su madre, y en su huida hirió a tres vecinos y mató a varios animales. Fue abatido a tiros por la Guardia Civil cuando intentó agredir a los agentes.